jueves, 2 de agosto de 2012

EUROPA ES ALGO MAS QUE EL EURO

Anda la sociedad notablemente preocupada con la situacion económica y solemos oir o leer en demasia sobre conceptos que no necesariamente todos comprendemos, la situación de la prima de riesgo, el interés de la deuda a diez años, la posibilidad de un rescate, y se va añadiendo también la preocupación por lo que supondría una salida del euro.

Mayoritariamente estas manifestaciones se circunscriben a aspectos exclusivamente económicos. Me resito a llamar a esto informaciones, pues como ciudadanos tenemos un grave deficit por parte de nuestras instituciones en lo que debería ser una de sus obligaciones básicas, la de explicarnos claramente la situación, las posibles alternativas, lo que implicarian las decisiones que se adoptaran. Insisto que con el agravante de ser cuestiones complejas, no al alcance de todos, lo que todavía supone un plus en la claridad de dicha información. Al fin y al cabo estamos hablando de cosas que afectan a nuestro proyecto de vida. Salvo que nuestro proyecto de vida le importe un pimiento a los politicos, cosa de la cual podemos también debatir. Si es que se puede debatir sobre algo tan evidente, claro está.

Como digo, cuando lees articulos o informaciones en relación al rescate o a la salida del euro, solo se atiende o se dan datos o se apuntan minimas esbozos sobre consecuencias en el plano económico. Pero nos hacen olvidar que Europa es algo más que una mero territorio sobre el cual se maneja una moneda comun, el euro. Salir de la Unión Europea, o no estar en ella, supondría también unos efectos perjudiciales sobre los derechos de los ciudadanos.

Hoy leia por tuiter algo que entiendo que no es más que un rumor, se expresaba que el gobierno está planificando un ataque contra derechos laborales devaluando los mismos, y en concreto el suprimir las vacaciones retribuidas, bien total o parcialmente. La información decía que no se suprimiría el derecho a las vacaciones, que se mantendría, pero que sí que se eliminaría la obligación empresarial de su pago, total o parcial.

Aparte de significar que eliminar el pago de las vacaciones supondría en estas circunstancias económicas eliminar de facto las mismas, pues una gran mayoría de trabajadores sin libertad de decisión, bien por temor a decisión empresariales de despido o bien por el propio hecho de no tener la capacidad económica para estar semanas sin cobrar, "eligirian" (se verían obligados) a renunciar a dicho derecho; es necesario recordar que el gobierno no podría en estos momentos adoptar una medida legal así. Naturalmente tiene el poder legislativo a sus pies para poder efectuar una reforma (otra) laboral, e incorporar tal cuestión a nuestro ordenamiento, pero eso supondría ir en contra de la directiva 2003/88/CE donde entre otros derechos, se expresa en su artículo 7 el derecho a un periodo de al menos cuatro semanas de vacaciones retribuidas.

En estos pésimos momentos, la pertenencia a la Unión Europea supone un notable elemento de defensa de derechos de los ciudadanos y un límite a decisiones despóticas y perjudiciales para los mismos. No lo olvidemos. No estar en la unión europea, no solo afectaría a nuestra moneda. También afectaría a nuestros derechos. Podemos imaginar como se estaría legislando si no existieran esos límites europeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada