martes, 26 de junio de 2018

POPULISMO PER JUDICIAL

El Gobierno se propone que el Estado se persone en defensa de las víctimas de delitos sexuales. La noticia no solo es inesperada sino sorprendente, máxime cuando en el actual Consejo de Ministro hay una Ministra de Justicia que es Fiscal y dos magistrados (interior y defensa). Alguno de ellos, en particular la ministra de Justicia, debería saber cual es precisamente el funcionamiento y cometido de la Fiscalía, máxime cuando es en lo que ha estado trabajando estos últimos años. Precisamente el artículo 1 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal dice lo siguiente:

"El Ministerio Fiscal tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales, y procurar ante éstos la satisfacción del interés social"

La mera lectura ya indica que el Ministerio Fiscal es el encargado de la protección de las víctimas de este tipo de delitos. A pesar de ello, también existen turnos de abogados de oficio especializados en asistencia a víctimas, en particular a víctimas de violencia de género y a víctimas de violencia sexual. Los primeros, son imperativos por la ley de protección integral de las víctimas de violencia de género y los segundos dependen de cuestiones organizativas de los Colegios (y de que las administraciones se impliquen naturalmente) pero existen en muchos sitios. Independientemente de ello, el Estatuto de la Víctima posibilita a toda víctima de cualquier delito a contar con un abogado del turno de oficio para poder ejercer la acusación particular. Este tipo de acusaciones, sean por la vía que sean de las indicadas, son necesarias y convenientes, ofrecen un mejor acompañamiento de la víctima, mayor cercanía y facilitan el ejercicio de Derechos. El tándem Ministerio Fiscal - abogado de acusación es suficiente para proteger los intereses y derechos de las víctimas.

Expuesto lo anterior, y expuesto que al menos tres de los ministros deberían conocer lo indicado, ¿qué sentido tiene el anuncio del Gobierno? Ejercer un populismo en el ámbito judicial, al que alguien debería dar ya nombre, un populismo que busca satisfacer una calenturienta opinión pública. El problema es que estos mensajes son perjudiciales, como digo en el título:

- son ofensivos para el Ministerio Fiscal, al ningunear su función

- son ofensivos para esos servicios de turno de oficio ya existentes al despreciar su existencia

- mandan un mensaje de que lo existente hasta el momento no funciona y las víctimas están desprotegidas cuando no es así y puede tener un efecto disuasorio

- son perjudiciales en el plano procesal, pues como algún que otro fiscal ha indicado, acumular acusaciones populares suele desencadenar caos, falta de coordinación y retrasos que solo favorecen a los culpables (lo explica el fiscal Juan Antonio Frago en relación al Prestige en esta entrada de su blog)

Así que si verdaderamente te preocupa el funcionamiento de la Justicia, deberías aplaudir poco o nada estos desvaríos que solo buscan un efecto electoral y que sin embargo generan notables efectos perjudiciales en lo que verdaderamente interesa, la protección de las víctimas.

Por cierto, una vez más, la respuesta de Consejo General de la Abogacía Española y Colegios de abogados ante este desprecio a unos abogados de turno especializados y mal financiados ha sido el más ominoso silencio.

viernes, 1 de junio de 2018

ADIOS RAJOY. ADIOS CATALA

El triunfo de la moción de censura lleva consigo el cese del Gobierno y de los ministros. A expensas de quien sea el ministro o ministra de Justicia (hay que tener en cuenta el especial papel de Margarita Robles en esta legislatura) y teniendo la intención Sánchez de gobernar al menos unos meses, como ciudadanos preocupados por la Justicia deberemos estar especialmente vigilantes, al menos de los siguientes extremos:

- Tasas judiciales. Durante años he combatido las mismas integrando la brigada tuitera y en todo momento mantuve que no hay tasa buena. Me da igual que las tasas las paguen las grandes empresas, no entiendo un sistema de justicia en el cual haya que pagar tasas o depósitos.

- El colapso de los juzgados especializados en reclamaciones bancarias reconocido por el propio funesto ministro. Hay que tener en cuenta que el sistema de procedimiento previo que tantos criticamos fue defendido por Margarita Robles con malas palabras hacia los abogados

- la ley mordaza, una ley utilizada para llegar con sanciones administrativas a donde no llega la ley penal y de este modo restringir el uso de derechos mediante la generación de miedo a la sanción.

- Lexnet y por extensión todo lo que va aparejado a la Justicia Digital precisa parar, repensar, ir hacia atrás y abandonar unos proyectos que generan más problemas que soluciones.

- El incremento de dotación de medios deberá ser para más adelante, al haber manifestado mantener los presupuestos, pero se debe ir trabajando en cubrir las deficiencias en Justicia que muchos colectivos llevan denunciando desde hace tiempo

- El ministro debe atender las peticiones de los colectivos que trabajan en la Justicia, así las demandas de la naciente red de abogados (que une a abogados cansados de los desplantes y de que sus Colegios no les defiendan) como las peticiones de jueces y fiscales sobre todo en lo relativo a la independencia judicial.




Debemos tener presente que si ha caído este Gobierno ha sido porque Sánchez ahora sí que ha conseguido votos de partidos que en su día no consiguió, y que esos votos derivan de la reciente sentencia Gurtel y de que es difícil trasladar a la ciudadanía que apoyas a un gobierno de un partido en el que han hecho las prácticas que la sentencia recoge. Y que eso ha ocurrido porque unos jueces se han atrevido a condenar, otros (instrucción) a investigar, fiscales han llevado para adelante la acusación y un importante papel de algunas acusaciones, de abogados sobre todo los que pelearon para que se produjera la testifical de Rajoy, probablemente la parte más demoledora de la sentencia para él, y ariete de su destitución.

Los ciudadanos deberían ser conscientes de esto y de la importancia de los juristas en la defensa de derechos colectivos y por extensión los partidos políticos que hoy han celebrado la caída de Rajoy.

Desde el hacktivismo, creo que llega un momento para que estos colectivos, brigada tuitera incluida, trabajen duro. Sánchez necesita apoyos de los partidos que hoy le han apoyado o de Ciudadanos, y estos partidos deben ser la vía para sacar adelante proyectos de ley que llevan tiempo trabajandose por estos colectivos como la brigada tuitera o red de abogados.

sábado, 26 de mayo de 2018

V CERTAMEN MILLENNIUM

Ayer tuve la oportunidad de participar en el ya V Certamen Millennium de Derecho Internacional Privado. Quien me iba a decir a mi, que durante la carrera de Derecho y en parte importantísima por el profesor que sufrimos acabé aborreciendo el Derecho Internacional Privado, que iba a acabar dedicando buena parte de mi ejercicio profesional a la extranjería y que iba a acabar asistiendo, sin nadie que me apuntara con una escopeta, a un evento de estas características.

Mi presencia se debió sin duda a Pilar Diago, catedrática de Derecho Internacional Privado de la universidad de Zaragoza, alma de la Plataforma Millenium y a que ha sabido crear un equipo de importantes colaboradores y amantes de esa materia, como año tras año, motivar y animar a los alumnos en el estudio de la citada asignatura. Pilar no duda en usar las redes sociales como twitter, web, etc. para dinamizar la enseñanza y enganchar a esos jóvenes juristas. Como sufridor en su día de un profesor totalmente desmotivador, me encantan las iniciativas de Pilar Diago a la que le reconozco mayor mérito por realizarlo en un institución que como tal es caduca y reacia a los cambios.

El certamen Millenium conjuga por un lado la reunión de jóvenes científicos estudiosos de la materia, profesionales y alumnos, consiguiendo un equilibrio y armonía que parece mucho más sencillo de lo que es. A lo largo del mismo se suceden diferentes exposiciones, y tenía ganas de que la agenda me permitiera acudir para una vez visto como oyente, animarme a participar presentando una comunicación en alguna de sus ediciones.



Este año, la oportunidad de acudir fue directa. Pilar nos pidió a mi y a otro compañero y amigo, Roberto Ferrer, el ser asesores técnicos del Tribunal en una categoría concreta: carteles. Los alumnos realizan un cartel / poster en el que se expone un caso o tema de derecho internacional privado, confiando Pilar en nuestra mentalidad de nuevas tecnologías para valorar aspectos comunicativos de los citados carteles. Un planteamiento innovador y necesario, pues los juristas tienen una asignatura pendiente, la comunicación, e incorporar nuevas maneras y métodos de hacerlo es absolutamente innovador en una institución como la Universidad (y quien dice Universidad dice otras instituciones de juristas).

Como le decía a Pilar, valoro mucho sus iniciativas. Hacer cosas diferentes suele conllevar escenarios de hostilidad, pues hacer cosas supone dejar en evidencia a quien no las hace, y mantener una línea plana y continuista en las instituciones tiene mucho que ver con ocultar incapacidades. Y eso también podemos extrapolarlo a otras instituciones de juristas.

En resumen del día, conocí a personas y profesionales muy interesantes a las que espero volver a encontrar en un futuro, disfruté mucho del día, tuve la oportunidad de charlar con Antonio Ripoll, notario de Alicante, que nos seguimos hace tiempo en tuiter, y espero que siga habiendo muchos más certamenes MIllennium y ojala esta iniciativa fuera copiada por otras cátedras o se hiciera algún envento similar sobre materias concretas.

lunes, 21 de mayo de 2018

PARTICIPACION COLEGIAL: ENMIENDAS A PRESUPUESTOS

En diversas ocasiones he expresado mi opinión de que, siendo crítico con los sistemas de participación de los colegiados, es conveniente utilizar al menos los que se tienen. Así, al menos en lo que respecta a mi colegio, Zaragoza, es muy escasa la asistencia a las Juntas Generales y al uso de las enmiedas a los presupuestos de los Colegios.

Compartía con un asistente a las Jornadas de Extranjería una anécdota en relación a algo que a muchos colegiados nos parece anacrónico: los Coros de los Colegios de Abogados. Esta actividad cultural, que algunos compañeros (es difícil discriminar si muchos o pocos) consideran que no debe estar subvencionada con cargo a los presupuestos colegiales y que sea costeada por los cantores en cuestión. Me contaba (no voy a decir el Colegio en cuestión) como un compañero había manifestado vía enmienda a los presupuestos la anulación de la partida en cuestión y se había llevado una reprimenda con notable hostilidad.

Poco pueden presumir los Colegios de Abogados de fomentar la participación si los pocos cauces legales que se tienen, generan hostilidad hacia quien los usa. Los mecanismos democráticos están para usarlos, y así las enmiendas se someten a la votación de la asamblea, que para eso está, Y dice poco y malo de un Colegio que vea con hostilidad a quien plantea una iniciativa democrática.

Curiosamente hace dos años, en un momento de aburrimiento, estuve a punto de emplear mi tiempo en hacer una enmienda similar en mi Colegio. Hice otra antes y la del Coro se quedo sin hacer y luego como uno va saturado de tiempo lo deja estar. Esa enmienda que presenté tuvo poco recorrido pues la enmienda fue coincidente con una decisión ya tomada por la Junta (suprimir la revista de papel y que se cambiara por una revista telemática), pero la experiencia me sirvió (la recepción de la enmienda fue distinta y se entendió sin mayor problema) para comprobar que fui el único (ponga el adjetivo que quiera) que hizo algo así. El tramite de enmiendas parece un tramite sin uso alguno por los colegiados.

Soy hater declarado del Coro

No me gusta que en las organizaciones en las que estoy, con responsabilidades o sin ellas, no haya un clima de particpación y en ello tiene tanta responsabilidad quien teniendo la responsabilidad gubernativa de articular y abrir cauces de participación no lo hace ni lo fomenta, como de los integrantes por no usarlo.

Así que desde aquí, os animo a este año presentar enmiendas, la del Coro o la que sea, en todos los Colegios, y desde luego espero que la actitud de los mismos sea aperturista y no entiendan el ejercicio democrático de derechos como algo incómodo.

Si queremos criticar las instituciones, al menos demostremos en la práctica con su uso que los canales existentes son insuficientes.

Y si las enmiendas prosperan, de paso nos echamos unas risas :)

martes, 15 de mayo de 2018

NEGOCIACION DE BAREMOS DEL TURNO DE OFICIO

Anda el patio de los abogados del turno de oficio revuelto y descontento (los procuradores deberían estarlo por más razones, pues perciben auténticas miserias, pero no los veo revueltos ni exteriorizando su descontento) entre otras razones porque las retribuciones (indemnizaciones es la palabra técnicamente correcta) son como digo míseras y parece muy probable que en pocos días el ministro Catalá anuncie una actualización de dichos baremos que llamará a la engañifa pues con toda probabilidad no supondrá recuperar la actualización de cantidades desde que fueron congeladas años ha. El problema de partida es que ya entonces eran una mierda (se me permita la expresión) con lo cual si actualizas una mierda, lo que acabas teniendo es una mierda actualizada.

Quien dice Catalá, ministro de Justicia, dice otras Comunidades Autónomas pues en el despiporre autonómico de la atribución de competencias hay lo que se llama un territorio ministerio (dependiente del Ministerio de Justicia) y otras Comunidades Autónomas lo que hace que cada uno de esos territorios tenga unos baremos de retribuciones distintas y la sensación de enfado por agravio comparativo entre unos profesionales y otros según donde presten un mismo servicio (turno de oficio), pero esto es otra cuestión en la que no voy a entrar.

En lo que quiero entrar en esta entrada es en manifestar públicamente lo que considero que es un error de nuestros representantes en las negociaciones de los baremos con las Administraciones. Y si no es como yo digo, que me den la información al respecto y gustosamente, me retractaré de lo aquí indicado.

Cambiemos el escenario, y usted amable lector, imaginese yendo a comprar un coche. ¿Se acercaría al concesionario más cercano y compraría el primer coche que le entrara por el ojo y pagaría el precio que le indicara el vendedor? Apuesto a que la mayoría me contestará que no, que visitará varios concesionarios y varias marcas para tener como referencia cual es el margen de precios y poder tomar la decisión y negociar un precio con el vendedor.

Otro escenario, es víctima o abogado de una víctima de accidente de tráfico. ¿se sentaría en la mesa de la compañía de seguros y aceptaría la oferta que le hicieran? Seguro que también me contestan que no, que harían un estudio previo conforme a los baremos de accidente de tráfico para calcular cuales son las cifras correctas desde las cuales realizar una negociación con la compañía.

Entonces ahora me pregunto yo. ¿Cómo estamos negociando los baremos del turno de oficio?

Uno de los grandes déficits de los despachos de abogados es la incorporación de conocimientos de gestión empresarial a su actividad y lo vemos entre otras cosas, a la hora de fijar los precios. En mi opinión, para negociar correctamente los baremos se deberían de tener en cuenta, entre otras cuestiones, las siguientes:

a) los costes repercutidos, pues los precios han de tener en cuenta los costes de estructura necesarios para el desarrollo de esa actividad. Deberían estimarse unos costes / hora de gastos de despacho (despacho, luz, material, etc.)

b) debería hacerse una estimación de las horas dedicadas a un asunto medio, lo que debería incluir segmentar esos asuntos: no es lo mismo un asunto de familia (divorcio), que un despido, o que un ordinario civil o que un procedimiento administrativo de extranjería.

c) las horas (tiempo) de tareas burocráticas asociadas al turno de oficio, rellenar documentación, buscar la justificación, acreditación, etc.

d) retraso en el cobro. Desde que se inicia un procedimiento hasta su cobro (dependiendo de cada territorio aquí también tendremos que tener diferencias) pasa un tiempo que también ha de ser traducido en una contraprestación económica, pues lo que se está haciendo es financiar un servicio a la administración.

Así, que seguro dejandome algún extremo a evaluar, pues yo no soy quien tiene la responsabilidad de negociar estas cosas nos saldría una fórmula tal que así:

Costes hora + precio hora + financiación por retraso

Siendo las horas como digo, estudiadas previamente y segmentadas en una clasificación de asuntos y sumadas a las de tareas burocráticas.

Y luego solo queda determinar lo que entendemos por un precio hora digno, precio hora que a la hora de fijarse tendrá que tener en cuenta aspectos como el valor del trabajo que desempeñamos, nuestro conocimiento y profesionalidad, la responsabilidad inherente, etc. Que entiendo que no ha de ser el precio de mercado y que se puede ser flexible en esto. Y aplicando ese precio hora a la ecuación anterior tendremos una referencia de baremos a negociar.

Luego se les dice a los abogados, mire, usted va a cobrar a este precio neto / hora. Y luego ya cada cual, libremente y por su motivación y circunstancias decidirá integrar el turno o no integrarlo, pero habida cuenta que hay lugares donde hay compañeros que están prestando el turno obligados (sí, obligados) y que desde el Consejo General de la Abogacía Española se aplaudió con las orejas (yo creo que el día que se tire un cuesco el ministro la ovación será de órdago) la reforma de la ley de justicia gratuita que supone que legalmente estamos obligados a prestarlo, por lo menos que se haga con retribuciones dignas.

Y es que además, en una negociación si tú explicas de donde te sacas los números que pides, es más fácil obtener una respuesta positiva, que todo hay que decirlo.

Y ojo, que puedo estar equivocado y que haya sistemas mejores para la determinación de esos objetivos de negociación, pero por lo visto o aprendido parece que suelen reducirse esas negociaciones a objetivos de incremento porcentual, con lo que vuelvo a lo que decía al inicio. Si incrementas porcentualmente una mierda, lo que acabas teniendo es una mierda más grande.



El post está escrito desde la crítica (que tanto molesta y sus consecuencias tiene para este humilde autor del blog, pues es más fácil cargar hacia abajo que hacia arriba), pero desde la crítica constructiva a ver si sirve para mejorar el sistema y las negociaciones

lunes, 30 de abril de 2018

CATALA DEBE DIMITIR

Era difícil de superar a Gallardón pero parece que Catalá lo ha conseguido. Quien durante años exhibía las cualidades de un encantador de serpientes y dispensaba sonrisas sin reparo y utilizando las palabras que le escuché a José Muelas en su día sobre él "no se le conoce una mala palabra ni una buena obra", al final ha acabado exhibiendo malas palabras.

Gallardón había conseguido algo que hace años parecía imposible, que todos los denominados operadores jurñidicos se pusieran en su contra, así que Catalá pareció aterrizar en el cargo con una clara estrategia, la de dejar que las aguas se apaciguaran sin que llegaran a ser calmas. Para ello buscó evidentes aliados (no hay más que ver como Consejos Generales de Procuradores y Abogacía siguen sin decir nada malo sobre él) y aplicó la técnica Rajoy de dejar que con el paso del tiempo los colectivos jurídicos fueran cansandose y desistiendo de sus protestas. 

El colectivo de juristas sin embargo (tan atacado estos días) parece que tiene algo que le diferencia del resto de los ciudadanos (¿donde están aquellas masivas mareas? ¿aquellas protestas ciudadanas?) y es que aunque lento y con mucho protestón desde su casa y que poco da la cara, una vez movilizado para dificil que pare. Y ha seguido. Ha ayudado bastante una larga lista de afrentas por acción dolosa o culpable o por omisión:

- las deficiencias de Lexnet y del expediente digital

- la consolidada carencia de medios y ninguna voluntad por arreglarla

- ataques a la independencia judicial

- el maltrato económico tanto a los abogados del turno de oficio como a jueces, fiscales, letrados de la Administración de Justicia y funcionarios

- y sobre todo el desprecio a los profesionales en todos sus ámbitos



Pero el nivel de enfado y descontento ha alcanzado cotas inimaginables en el día de hoy hasta el punto de que todo tipo de profesionales de la Justicia, con todo tipo de ideologías, se han indignado ante lo que ha sido un ataque directo a la independencia judicial y con ello a todo el sistema jurídico. Ante la situación de indignación ciudadana por la sentencia de la Manada, como un sátrapa deseoso de contentar al pueblo exaltado, le ha ofrecido la cabeza del juez que se atrevió a emitir un voto particular en la citada sentencia.

No es casualidad que esto se produzca cuando jueces (y otros colectivos) anunciaban un calendario de movilizaciones con paros y amenaza de huelgas, y ha sido un claro anuncio más propio de películas de mafiosos de ejercicio de poder. 

Si estos días me siento orgulloso de esos colectivos que están pidiendo la dimisión, es porque lo están haciendo como medida de defensa del Estado de Derecho, de la división de poderes, de la recuperación de un sistema democrático pleno y del efectivo ejercicio de principios constitucionales. Todo eso está en esa petición de dimisión, y todo eso está amenazado con un Gobierno que mantenga como ministro de Justicia a alguien como Catalá.

Harían bien el resto de ciudadanos en entender esto y sumarse a esa petición. Y también el Consejo General de la Abogacía, de escuchar la indignación de tantos y tantos abogados y de una vez por todas dejar su actual posición de complacencia.


domingo, 29 de abril de 2018

SENTENCIAS INJUSTAS

Estos días hay una importante parte de la sociedad indignada por la sentencia de la Manada (y eso que ha sido condenatoria) mientras que las personas que profesionalmente trabajan en la Administración de la Justicia o cercanas a ello se encuentran manifiestamente superadas por esa reacción sin acabar de entender muy bien por qué se produce y sientiendose injustamente (y con razón) atacados.

Vaya por delante que desde ese ámbito cercano a la administración de Justicia debería salirse de la natural y normal reacción defensiva a indagar, preguntarse, cuestionar (en el sentido de averiguar) cual es la base y motivación de esa separación o fractura social con los que son sujetos pasivos de la Justicia y no veo que ninguna institución, asociación o colectivo vaya por allí.

Escribí hace unos días unas reflexiones sobre la sentencia  de la Manada sin ninguna pretensión más allá de sacar fuera de mi lo que personalmente me estaba generando esa fractura social. La entrada en cuestión se ha viralizado y hay quien públicamente me agradecido una labor pedagógica que no tengo, no soy ningún influencer, soy meramente un abogado sencillo abriendose al mundo desde su blog.

Pero con esta entrada sí que quiero aproximar al lector a lo que son las sentencias judiciales partiendo de un caso en que lo único que tiene en común con la sentencia de la Manada es su inmediación temporal, este fue un juicio que hice yo el miércoles, el día antes de la publicación de la sentencia.

Entremos en materia: un "robagallinas" con nula inteligencia criminal y actualmente ya cumpliendo por otras causas. Acusado de un robo con fuerza en un coche no hay prueba directa y solo un endeble indicio lo situa: lo que se robó en el coche fue una botella de Carlsberg y cuando un testigo lo ve en la zona ve que se le cae una botella de Carlsberg. Para entender mejor el ejemplo supongamos (naturalmente el robagallinas me dijo que era inocente) que verdaderamente fue el autor del robo.

- En mi opinión claramente no hay prueba suficiente para poder condenarlo, nadie le ha visto hacerlo y una botella de cerveza (aunque fuera Carlsberg) es un elemento lo suficiente común como para que podamos pensar que justo es la botella robada. La sentencia por tanto debería ser absolutoria. pero si la sentencia es absolutoria sería una sentencia injusta. Recordemos que es el autor del robo



- La sentencia considera que es prueba suficiente y es condenatoria. La sentencia condenatoria es injusta también, dado que conforme a la jurisprudencia sobre prueba indiciaria no hay prueba suficiente.

Observemos como en este supuesto, cualquier resolución judicial es injusta o dandole la vuelta es justa. Es justa si se condena al verdadero autor material del robo y es justa si se absuelve porque se han cumplido los principios procesales entre ellos el de in dubio pro reo.

Estamos hablando de un caso donde el perjuicio de los hechos  (fractura de cristal y botella de carlsberg) no supera los 200 euros. El daño generado al particular y a la sociedad (actualmente el autor está cumpliendo condena por otros  varios hechos) es prácticamente inocuo. Pero esto, sucede en todos los casos que se plantean en un juzgado.

Creo que este caso evidencia que la función de juzgar es compleja y difícil, la solución a la que se llega no siempre va a ser la correcta y sobre lo que es justo o no es justo llevo escribiendo siete años en este blog (su título es por algo). Llevo 20 años de ejercicio, me han condenado a inocentes, he ganado casos que no debería haber ganado y probablemente el regusto ante las resoluciones judiciales sea mayoritariamente amargo. Tengo el convencimiento de que tres veces me han prevaricado. Me he enfadado, en ocasiones he tenido que estar mucho rato gestionando mi emoción de tristeza antes de ser capaz de llamar a un cliente para decirle que hemos perdido el juicio. Ante cada resolución que no me ha gustado he estado autoanalizandome para ver en qué he podido fallar y si era por culpa mía. He sentido como una brillante estragegia y planteamiento era tumbada sin el menor rubor por un juez incompetente. 

Pero este es el sistema, es mejorable sin duda, pero no es un sistema podrido ni los jueces como colectivo hacen lo que les viene en gana. Me quedo con los muchos jueces que tratan de hacer justicia con las herramientas que tienen, la fundamental de ellas la legislación con la que nos dotamos: y de ella somos responsables los ciudadanos que nos sentimos injustamente tratados pues somos los que "elegimos" a nuestros representantes legislativos los cuales en estos momentos se están comportando como auténticos cretinos. 

jueves, 26 de abril de 2018

SENTENCIA DE LA MANADA: ALGUNAS REFLEXIONES A VUELAPLUMA

En el día de la publicación de la sentencia no puedo evitar realizar unas pequeñas reflexiones, poco técnicas sobre la sentencia de la manada. Veremos si el tiempo (últimamente escaso) me permite alguna entrada posterior técnica sobre algo que creo que es necesario: la opción del Tribunal por el delito de abuso y no la agresión (violación) sexual.

Pero fuera de estas cuestiones (no enlazo la sentencia pues indebidamente se ha difundido hasta el momento sin anonimizar los datos personales), creo neceario algunas reflexiones más sociológicas que no son extrañas a una sentencia que ha tenido una notable repercusión social. Y resulta difícil en estos momentos el atraverse a hacer análisis que sean objetivos y salgan de lo que parece que debe ser la línea común: una indignación exacerbada.

En primer lugar, confesar que no he leído íntegramente la sentencia (son 371 páginas) y a pesar de tener experiencia para acudir a lo más relevante, me sorprende la cantidad de profundos y sesudos análisis (ironía) en un tiempo record para el preciso para poder leer, asimilar y profundizar en esa cantidad de páginas.

Pero como digo quiero en esta entrada poner el foco sobre otras cosas que me parecen interesantes:

a) No es cierto que no se haya creído a la víctima (en tuiter se ha utilizado el hastagh #YoSiTeCreo entre otros). Me aventuro (no he sido parte en el juicio) a decir que se ha recogido íntegramente su versión en los hechos probados, y de hecho la lectura de las argumentaciones por las que se llega a la conclusión de que hay abuso con prevalimiento reiteran constantemente la versión de la víctima

b) Antes de leer la sentencia pensaba que la cuestión controvertida iba a girar sobre los hechos probados (autoengañado por presumir, aunque quizás no esté tan equivocado en mi intuición) que el Tribunal había tenido dudas sobre como se produjeron los hechos (si hubo o no consentimiento) y ahí tenemos un voto particular que indica que uno de ellos al menos cree que las cosas fueron de otro modo. Y no, salvo este voto particular, la cuestión no tiene que ver con los hechos probados, sino con la interpretación de si ese estado de shock en que estuvo la víctima es encuadrable en intimidación o no.



c) Estamos ante una interpretación jurídica que en una primera aproximación no comparto, y creo que las argumentaciones jurídicas que se dan para considerar que no hubo intimidación y que hay que encajar en abusos sexuales con prevalimiento es hilar muy fino. No me convencen. Me da la sensación también que ha habido debate sobre esta cuestión y que la sentencia ha sido redactada y reescrita varias veces, pues aparecen perdidas por la misma expresiones difícilmente compatibles con que no haya intimidación. Y para mí, insisto en esta primera interpretación, creo que el encuadre adecuado debería haber sido agresión sexual (violación)

d) Considero gravemente erróneas determinadas reflexiones que se hacen sobre el consentimiento, la resistencia y valoraciones subjetivas sobre que debe hacer una víctima de una violación. Precisamente en esta sentencia se parte de que no hay consentimiento y tampoco resistencia por el estado de shock en que está la víctima. Es decir, que la sentencia no manda ningún mensaje ni a favor ni en contra de la actitud a adoptar por una víctima ante una violación. Quien esté haciendo estas reflexiones no ha leído la sentencia.

e) Ese tipo de reflexiones además no ayudan en absoluto, en mi humilde opinión. Ante una situación hay que así hay que reaccionar sin pensar en las consecuencias jurídicas de la reacción. Las sentencias penales no nos marcan pautas de actuación como víctimas porque la mayoría de las veces, quien esta juzgando no se pone ni se pondrá en esa situación salvo que haya tenido una experiencia similar (lo hemos visto muchas veces en sentencias sobre legítima defensa, por ejemplo).

f) Me parece peligroso que la masa se quiera erigir en máxima justiciera y en poseedora de la verdad absoluta. Los procedimientos tienen muchos matices, y juzgar es muy difícil y quien juzga se puede equivocar, lo he visto muchas veces y supongo que lo seguiré viendo (mientras siga ejerciendo) . Lo menos que podemos pedir a un Estado de Derecho es garantizar que los juicios pueden hacerse sin presiones sociales. Al fin y al cabo los jueces imparten justicia en nombre del conjunto de la sociedad.

g) traslado aquí un minidebate que he tenido en tuiter al respecto (y que agradezco a sus participantes el poder haberlo hecho): las sentencias no han de ser ejemplarizantes, han de linitarse a juzgar lo juzgado y a imponerr la pena (en caso de condena) adecuada al caso concreto. Las sentencias no son educativas ni mandan mensajes colectivos. Me aterraría vivir en una sociedad así. Otra cosa distinta en que puedan generar y dañar una sensibilidad.

h) Y también recojo algo que he leido en tuiter, aparece clara una sensibilidad de las mujeres de que estas situaciones reciben un tratamiento judicial injusto. Y esa sensibilidad debe ser atendida y revisar el por qué de la misma.

J) Por último, los juristas en estas situaciones solemos pedir que antes de opinar se lea la sentencia en cuestión. Esto no signfica que se diga que no se pueda opinar o que no se pueda opinar sin conocinientos. No, no se dice eso. Se dice que se intente opinar (y criticar) teniendo conocimiento de lo que se critica. Y por otra parte, detenerse a leer, a profundizar y reflexionar, también hace que la reacción no sea emocional ni exacerbada, o que si lo acaba siendo, lo será plenamente justificada.

martes, 10 de abril de 2018

RECLAMACION DE DEUDA TRAS CESION DE CREDITO

Comparto en esta entrada una mala práctica en reclamación de deuda que hemos detectado en Espacio Pangea Abogados y que estamos convencidos de que estará afectando a una pluralidad de personas.

Acude un cliente del despacho que ha recibido una demanda de juicio verbal en reclamación de una deuda que no es capaz de identificar. La demanda es interpuesta por una empresa LIMITE 24 S.L. la cual es una completa desconocida para el deudor. No es extraño dado que LIMITE 24 S.L. ha comprado un paquete de deudas a otra empresa, una práctica habitual en los últimos años. Lo cierto es que el supuesto deudor no sabe que deuda es, no tiene idea de que deba el dinero que se reclama y desde luego no tiene ni idea hasta ese momento de la existencia de LIMITE 24 S.L.

Lo que es habitual se convierte en inhabitual en este caso, dado que lo habitual es que las reclamaciones de deudas se realicen mediante un procedimiento monitorio pues si el deudor no se opone en el plazo de 20 días, se genera un proceso de ejecución sin necesidad de juicio. Como decía, aquí hay un matiz que me llama la atención inicialmente, no hay un procedimiento monitorio sino un juicio verbal directamente.

Lo normal es que el deudor ante la recepción de una demanda (sea de procedimiento monitorio o verbal) se encuentre desorientado, como digo no identifica la deuda que se le está reclamando y desconoce a quien le reclama. Suelen ser personas que además no les sobra el dinero, con lo cual tienen un freno a acudir a un abogado (espero que esta entrada pueda orientarles inicialmente y por eso te ruego difusion)

La ley de enjuiciamiento civil posibilita que las reclamaciones inferiores a 2000 euros en juicio verbal sean realizadas sin la necesidad de contar con abogado y procurador. Además también se pueden celebrar sin necesidad de que haya vista (juicio) y no tener que desplazarse de ciudad en ciudad. En esta situación empresas como LIMITE 24 S.L. tienen la capacidad organizativa y técnica de poder afrontar estos pleitos sin contar con abogado pero los demandados no la tienen, como la inmensa mayoría de ciudadanos. De este modo, interponen una demanda de juicio verbal a la espera de que el demandado no tenga capacidad de reacción ni económica para poder dar respuesta (contestación a la demanda) y ante la falta de respuesta confían en contar una sentencia estimatoria con la que posteriormente embargar (ejecutar) a los demandados.

En el caso concreto que hemos visto, ni siquiera se había aportado la documentación mínima exigible a la demanda. Contesté a la demanda con varios argumentos y este fue estimada obteniendo una sentencia estimatoria y favorable a mi cliente. De este modo, LIMITE 24 S.L. ya no podrá reclamar esa deuda. Pero puedo apostar a que si mi cliente no hace nada y no acude a Espacio Pangea Abogados, la sentencia seguramente hubiera sido distinta.

En este caso concreto por una pequeña cantidad económica, mi cliente ha evitado acabar embargado por una elevada cantidad de dinero.



En resumen:

* La práctica en este caso de LIMITE 24 S.L. abusa del usual desconocimiento de los ciudadanos de como defenderse y de su limitación económica para asesorarse con un abogado.

* En este caso, la demanda está incorrectamente planteada y se puede conseguir una sentencia estimatoria contra empresas de este tipo.

* Si el ciudadano no actúa se va a encontrar con un embargo por una importante cantidad, que será incrementada en fase de ejecución

* es aconsejable, previo estudio de la demanda y documentación que se acompaña, el oponerse a estas demandas para evitar una sentencia que condene al demandado.


Personalmente, con este caso he comprobado como la regulación de este tipo de juicios, posibilita una práctica abusiva que parte de la situación de preeminencia de estas empresas, que cuentan con personal y conocimientos para afrontar estos juicios verbales, situación que no tienen los ciudadanos que reciben demandas que muchas veces desconocen de donde viene la deuda, son deudas infladas o superiores a las que tuvieran en su día si las tenían y que no saben como actuar.

Si has recibido este tipo de reclamaciones podemos facilitarte como defenderte a un coste muy asumible, estés donde estés.

domingo, 8 de abril de 2018

ANGEL DOLADO JUSTICIA DE ARAGON

El Justicia de Aragón es el nombre histórico con el que actualmente se designa al defensor del pueblo autonómico conforme al Estatuto de Autonomía de Aragón. Tiene como misiones tanto el defender los derechos individuales y colectivos de los ciudadanos en su relación con la administración como el defender el Estatuto de Autonomía y tutelar el ordenamiento jurídico aragonés.

El Justicia tiene una base histórica en el Reino medieval de Aragón como una figura que ejercía de mediador en las pugnas entre el Rey la nobleza. Era una institución importante y prestigiosa que pasó a ser juez dirimidor de las disputas entre los ciudadanos y el Rey.

El actual Justicia es Fernando García Vicente, desde 1998, estando actualmente en funciones tras tres mandatos. Para su renovación ha sido propuesto Angel Dolado, magistrado en ejercicio, por el partido político CHA habiendo recibido hasta ahora el apoyo de PSOE, Podemos y Ciudadanos. Quedando pendiente la definición de PAR y con la aparente oposición de PP. El Justicia ha de ser elegido en las Cortes de Aragón.

Conozco personalmente a Angel Dolado, al que le tengo un sincero aprecio. Ya en sus años como titular de un juzgado de primera instancia siempre aprecié (aunque no me diera la razón en los juicios ante él) una especial sensibilidad en la administración e impartición de la Justicia, además de un respeto al trabajo de los profesionales que allí comparecíamos.

Dicha sensibilidad también fue característica en el ejercicio de su función de juez decano de los juzgados de Zaragoza, con la puerta abierta a poder comentarle cualquier incidencia que precisara de su conocimiento precisamente con el objetivo de que se facilitara el ejercicio de los derechos de los ciudadanos.



Ha elevado siempre su voz en defensa de la independencia judicial, se ha mostrado sensible especialmente con temas de preocupación social como los desahucios, siempre abierto a participar y apoyar reivindicaciones que tuvieran como objetivo mejorar la administración de Justicia.

Además es un auténtico convencido de las bondades de la mediación y de como esta puede mejorar la Administración de Justicia, siendo miembro del grupo europeo de magistrados para la mediación GEMME.

Las anteriores cualidades que he reseñado desde mi conocimiento personal, me hacen pensar (junto a otros profesionales) que es un excelente candidato a ser nuestro próximo Justicia de Aragón, donde podrá desarrollar esa innata preocupación y sensibilidad que manifiesta  por el efectivo ejercicio de los derechos de los ciudadanos y la búsqueda de la Justicia Material.

Así que señores diputados de las Cortes de Aragón, aparquen su habitual proceder y alcancen una conveniente unanimidad en torno a esta candidatura y dennos a los ciudadanos de Aragón a quien será un excepcional Justicia.

domingo, 18 de marzo de 2018

AUTISMO Y PROCEDIMIENTOS JUDICIALES

Esta semana me ha tocado intervenir en dos procedimientos penales (uno de ellos de menores) con investigados autistas. Más allá de una mínima información sobre lo que es el autismo nunca había tenido una experiencia ni personal ni profesional con personas autistas. Esta semana lo primero que he aprendido es el gran desconocimiento que tenía yo mismo en relación al autismo y el de muchas de las personas con la que he tenido que intevenir.

Sí que hace unos pocos meses asistí a una sesión en el Colegio de Abogados sobre las personas con discapacidad en el marco del proceso judicial. Recuerdo como un discapacitado intelectual relataba su experiencia en el marco de un proceso penal y nos contaba como el que el proceso le atendiera como a cualquier otra persona sin discapacidad, el que no entendiera sus propias circunstancias, personales le había perjudicado y le había generado indefensión. También la importancia de que los abogados entendieramos las características especiales de estas personas para una mejor defensa.

El resumen de aquella sesión sobre barreras de acceso a la justicia es que las personas con discapacidad intelectual tienen dificultades de comprensión y de comunicación. Y por otra parte, las personas que intervienen con ellas en el marco del proceso tienen barreras derivadas de creencias equivocadas sobre ellos basadas en el modelo sociocultural. A ello hay que añadirles las barreras de los propios procedimientos judiciales, que son complejos y rigidos y no hay una formación especializada de los intervenientes en relación a cómo atender a personas con discapacidad intelectual.

Esta semana he podido comprobar la verdad de ese resumen: como se impone el procedimiento, que no se adapta a las especiales circunstancias de estas personas; como se mantiene un mismo tratamiento dado que es el investigado (y en el fondo pensamos que si está ahí algo malo habrá hecho). O como se les tiende a formular las preguntas (toma de declaración) como si fueran personas que no tienen una discapacidad e incluso a utilizar la misma retórica con complejas palabras para "explicarles" donde están.

Mi labor como abogado ha tenido que prestar más atención a atenuar estos aspectos, a utilizar palabras e ideas sencillas, a no ser técnico y a intentar utilizar personas de apoyo que puedan ayudar al discapacitado

He visto la importancia de que se efectúe sensibilización en los juzgados en relación a esta cuestión así como Formación para poder adaptar los procesos y la intervención en los mismos cuando hay personas discapacitadas.

También en el plano personal, quiero compartir que ha sido una semana de aprendizaje en relación al autismo, me ha llenado de energía el ver el cariño y amor de sus familiares para con ellos y de alguna manera he sentido que son seres humanos que transmiten algo muy especial.

lunes, 26 de febrero de 2018

¿UN TUIT DESAFORTUNADO?

Trabajo demasiado vaya eso por delante. Hoy de casualidad en el descanso del curso que doy sobre uso responsable de redes sociales para mujeres en la Casa de la Mujer me asomaba fugazmente a tuiter y me enteraba de una polémica que había afectado estos días a una gran profesional a la que aprecio, Lidia Zommer, polémica en relación a un tuit que puso hace unos días y que ha exorcizado en esta entrada de su blog donde está todo explicado "un tuit desafortunado"

Para el lector ajeno al mundo jurídico explicar que el santo de los juristas (el colegio de abogados de Zaragoza tiene otro santo, San Ivo) y del Colegio de Barcelona es San Raimundo de Peñafort. Lidia, dio junto a otros integrantes de Inkietos una jornada de formación en el Colegio de Abogados de Barcelona que esos días festejaba a su patrón. A su regreso en el aeropuerto y curioseando sobre la figura histórica de Raimundo de Peñafort descubrió que fue un inquisidor y el valedor de la instauración de la antigua inquisición, primera inquisicion o inquisición medieval en la Corona de Aragón. Sorprendida porque un colectivo, el de los abogados aunque como digo es patrón de los juristas, tuviera como santa referencia a un inquisidor tuiteó su perplejidad. Y parece ser que se montó un cristo. Digo parece ser porque como trabajo demasiado la polémica pasó desapercibida para mi hasta hoy.

¿Pero podemos decir que fue un tuit desafortunado? No sé si por racionalidad (suelo tener poca), intuición y mi natural estado de llevar la contraria considero que de desafortunado nada.

En primer lugar, porque me ha servido para indagar sobre la figura histórica del tal Raimundo. Para mi San Raimundo en mis tiempos universitarios era un día festivo que además acumulabamos a la local de San Valero, lo cual hacía que el santo me cayera simpático, Mis recuerdos al respecto son un acto con insuficientes canapés y demasiados universitarios a la caza de la croqueta, una enseñanza vital de un universitario con más experiencia "hay que ponerse en la mesa del Decano que esos se cortan de comer canapés y tocan a más" y una fiesta nocturna en el Centro Cívico Delicias donde un amigo se cogió una de las mayores borracheras de su vida. Con ese bagaje cultural a mis espaldas, y sabiendo la polémica se me ha despertado la curiosidad y he aprendido sobre el santo en cuestión. Teniendo en cuenta que tras casi 30 años desde que empecé la carrera y siendo que el santo da nombre al lameculismo digo a las medallas más importantes del gremio ha sido ahora cuando he aprendido quien era ese señor, el veredicto en este apartado es de: Punto para Lidia.



Resulta además que el fulano en cuestión era inquisidor. Y dado que Lidia incide en su artículo en su vertiente histórica (recomiendo al lector el indagar en cual fue la razón de la creación de la inquisición por el fundador de los dominicos, orden a la que perteneció San Raimundo de Peñafort, pues he desistido de hacerlo yo mismo para no alargar innecesariamente el post) lo que pienso es que quizás la anacronía surja, no ya de la existencia de los Santos, cada cual con su sentimiento religioso, sino de que la fiesta o celebración de un colectivo, especialmente como es el de los juristas o el de los abogados, pase por el reconocimiento de este tipo de figuras que nada tienen que ver con el sentir ordinario y mayoritario de los integrantes del mismo. Y la falta de sincronía es llevada al cuadrado cuando como bien señala Lidia en su tuit, las características de la figura histórica en cuestión no cuadran con las características del gremio en cuestión. Quedo a la espera de que alguien me amplíe el conocimiento de la figura y me de argumentos que justifiquen tal honor.

Se une además a que Lidia se limitó a expresar lo que sentía sin que nada en su tuit aparezca objetivamente como descortés, insultante o falto de respcto. Recordemos precisamente la polémica que se dió en el acto oficial en el discurso del president del parlament y que debemos de revisar como reaccionamos ante comentarios y símbolos religiosos. ¿de verdad en el Siglo XXI no podemos reflexionar tranquilamente sobre nuestras festividades y referencias colectivas o trasladar debates que están en la calle?

Pero siendo malévolo, no creo que el tuit sea desafortunado por lo que voy a decir a continuación. Hace ya años, en aquellos tiempos en que sí que se podía discrepar y disentir públicamente en tuiter de lo que opinaba otro tuitero, disentí de Lidia en relación a un artículo que publicó en su blog y en el que defendía la conveniencia de no posicionarse en temas polémicos. Estoy convencido que como buena profesional que es, Lidia siguió su consejo y no pensaba que estuviera tuiteando sobre algo polémico al decir lo que dijo y que la polémica le estalló sin querer. Pero seguro, que ha paladeado el dulce sabor de decir lo que piensas por mucho que te afee la conducta algún "ofendidito" que otro. Pues como dice en su reciente artículo, los principios son lo primero.

Y ya de propina, también le estoy agradecido por decir el término histórico correcto de "Corona de Aragón" que seguro que ofendió a más de un ofendidito :)

sábado, 17 de febrero de 2018

INNOVACION TECNOLOGICA Y ABOGACIA

Ayer viernes se realizó una sesión a cargo de José María Fernandez Comas de Derecho Práctico para Wolter Kluwers y el colegio de abogados de Zaragoza en la que bajo el título de Inteligencia Artificial y abogacía se hizo una exposición de las realidades tecnológicas que influyen actualmente en la profesión dirigido a una reflexión sobre esta materia.

Precisamente esta semana había tenido una conversación telefónica con Javier Segura fundador de Lawyou Legal una interesante iniciativa que genera comunidad entre pequeños y medianos despachos. Entre muchos temas de los que tratamos en esa conversación fue el de que los Colegios de Abogados deberían de organizar sesiones (de este tipo o de otro) para que sus miembros tuvieran conocimiento de hacia donde va el sector e incorporar aspectos de gestión en el sector legal. Así que no podía faltar a esa charla donde estarían entre unos 40 y 50 asistentes de más de 3000 colegiados. Hablando antes de la sesión con el ponente, me decía que la media de asistencia a estas sesiones que ha realizado en otros colegios de abogados era similar o inferior. No deja de ser curioso cómo en un momento de cambio del sector de la abogacía los abogados dan la espalda a cualquier información al respecto.

Como digo la sesión fue un recorrido por la situación actual, ni siquiera se llegó a incidir mas allá de una mención en lo que muchos señalan como una nueva revolución tecnológica: blockchain, y se habló entre otras cosas de inteligencia artificial (más bien software predictivo y machine learning) y chatbots legales, entre otras cosas.



Recogiendo el guante que me lanzó José María Fernandez durante su charla al elogiar un pequeño pero incipiente ecosistema de abogacía digital en Zaragoza entre los cuales me incluyó junto a mi despacho Espacio Pangea, sobre todo por mi participación en el Hack the Justice y el proyecto legaltech de Quierete Viva, expresé que si bien siempre que hablamos de innovación tecnológica en la abogacía se habla sobre gestión, market places y servicios legales prestados a través de herramientas informáticas, para mi la amenaza fundalmental para el sector y que sigue sin observar es que los abogados perdemos el monopolio de la prestación de servicios jurídicos y la entrada de financiación a proyectos que presten servicios legales. El abogado está muy cómodo en una situación que cree controlar con la ley de acceso a la abogacía, pero el mercado de los servicios legales va a verse colonizado con otros prestadores de servicios y esto lo va a favorecer la tecnología.

En estas circunstancias:

- ¿qué hace el sector (abogados)?
- ¿qué hacen las instituciones colegiales?
- ¿cual va a ser la respuesta? ¿será rápida?

Mi opinión como expresaba en mi intervención en BBrainers la cual resumiré en este blog, es que uno de los retos del sector es la adaptación y ademas de manera colaborativa. Y ahí estamos en Espacio Pangea iniciando un proyecto que cumple ambos criterios, adaptación a este nuevo escenario que apunto y ejecución colaborativa del mismo. Espero más pronto que tarde dar cumplidas noticias del mismo.

Por último, agradecer a José María Fernandez Comas su buena consideración para este humilde profesional y la idea de despacho de abogados que supone Espacio Pangea, y su mención en la ponencia como ejemplo de innovación en el sector legal.

jueves, 15 de febrero de 2018

ABOGADOS Y REDES SOCIALES

El pasado 26 de enero en Espacio Pangea Abogados hicimos uno de nuestros encuentros de profesionales teniendo esta vez como temáticas las manidas redes sociales y los abogados, dado que algunos pensamos que se está dando una excesiva importancia a las mismas a la hora de realizar acciones de marketing.

Como en tantas ocasiones el ambiente que se generó fue cómodo y distendido, entre un grupo heterogeneo dado que había tanto abogados como especialistas en marketing (Alfredo Cortés) y en redes y reputación como el caso de Instagram (Pablo Martin). En este caso el conductor, aunque se nos desvió en alguna ocasión, fue nuevamente Rubén Vazquez abogado digital y también bloguero.

En la conversación pudimos apreciar como fueron diferentes los motivos que a cada uno de los asistentes les acercó a las redes sociales y también como el uso y objetivos por parte de los mismos, habiendo pasado fases de enamoramiento y desencantamiento, si bien mayoritariamente se tenían y percibían sensaciones positivas y beneficiosas del uso de las mismas.



Aparecieron ideas como un cierto hartazgo ante el abuso de la marca personal y la falta de transparencia (vendehumos) y cierto inmovilismo en los perfiles, sin que haya frescura en las intervenciones.

Quizás la reflexión más importante antes de que tuvieramos que interrumpir el encuentro por cuestiones ajenas a nuestra voluntad, era la conveniencia de que fueramos adaptando nuestra comunciación y pasando a la imagen y al video, unos canales de comunicación que nos resultan costosos y esforzados a los profesionales del derecho quizás por no estar habituados a los mismos y no sentirnos cómodos en dicha comunicación.

Uno de los retos fundamentales a los que nos abocamos los profesionales del derecho, que va a ser adaptarnos a nuevas formas de comunicación que pensamos que no tienen nada que ver con nosotros.

martes, 13 de febrero de 2018

FIN DE SEMANA BBRAINERS

Pasado el fin de semana bbrainers, una experiencia jurídica de conocimiento compartido, y ya de vuelta en Zaragoza y aterrizado en Espacio Pangea Abogados toca hacer un resumen de lo ocurrido. En otra entrada del blog recogeré las ideas que me llevo para su aplicación en mi despacho y destinaré otra entrada a hacer un resumen de lo que fue mi intervención como ponente en el evento, tal y como explicaba en esta otra entrada.

La crónica como tal debe iniciarse diciendo que mi semana ha sido auténticamente "legaltech", el martes comiendo con una de las integrantes con otra de las ganadoras del hackathon Hack the justice "Bot myself" me hacían una propuesta que difícilmente podía rechazar así que iniciaremos una andadura desde Espacio Pangea Abogados con ellos en el desarrollo de una legaltech relacionado con prestar servicios legales con ayuda de chatbot, pero esto es algo que ya iré avanzando a su debido tiempo. El viernes yendo a Madrid, haciendo blablacar como conductor, coincidió que uno de mis pasajeros está en el mundo tech y de la blockchain y la conversación giró mucho tiempo al respecto de estas cuestiones. Y precisamente mi intervención como ponente en Bbrainers tenía que ver con el legaltech. Y algunos de los asistentes con los que hablé se mostraron interesados por colaborar profesionalmente y estar al tanto con los planes de desarrollo en ese sentido de Espacio Pangea. Así que digamos que para mi, la asistencia a Bbrainers fue de reforzamiento en el camino emprendido y como diría mi socia "todo pasa por algo" y "el universo te está mandando un mensaje", así que fue un un avituallamiento en argot ciclista, sobre todo en el ámbito de motivación. 

Pero yendo a la crónica del evento, muy resumida como digo, el viernes fue un día de encuentro tanto entre desconocidos como con otros participantes a los cuales ya conocía por medio de las redes sociales pero que no tenía el placer de conocer personalmente y pude hacer allí, así como con otros que sí que conocía ya con anterioridad, con los cuales fue el placer del reencuentro.



El sábado se desarrollaron dos mesas redondas por la mañana, en la primera de las cuales aparecieron conceptos de gestión y marketing, aspectos institucionales, retos del futuro y otros, así como una mesa posterior (donde yo estaba como ponente) sobre cuestiones de carácter social relacionado con la justicia. Por la tarde, gestión del cambio y design thinking, para el domingo por la mañana unas interesantes ponencias sobre la situación actual en el acceso a la profesión, gestión de confianza en el cliente y aspectos de derecho colaborativo.

Hubo una especial sintonía (no en vano una de las sesiones a cargo de Cesc Dominguez fue sobre esta cuestión) entre los ponentes y entre ellos y los asistentes. Se notó en la dinámica y desarrollo de las mesas redondas, las ganas de intervenir de los asistentes, las conversaciones paralelas que surgían y los muy interesantes momentos compartidos ya en la hora de cierre por los resistentes a irnos a dormir.

Independientemente de que como digo entraré en detalles en otra entrada del blog, las mesas redondas resultaron bastante interesantes tanto por la homogeneidad de la primera como la heterogeneidad de la segunda en la cual intervine. Me quedo también con las enhorabuenas recogidas sobre mi intervención, fueron muchos asistentes los que se acercaron a decirme que les había gustado mi exposición y que les había hecho reflexionar.


Un viíeo en el que explico por qué acudí a Bbrainers


Bbrainers también me sirvió para conocer con más profundidad y en otra dimensión a algunos participantes en particular, gracias a esa parte de convivencia, pongo como ejemplo a Sonia Gumpert ex-decana de Madrid o a Donna Alcalá la youtuber legal por excelencia. A poder corrobar las buenas sensaciones que me transmitían Raul Herrera o Ana Clara Belio a través de tuiter. A conocer a auténticos desconocidos de los que me llevó un grato recuerdo como Carlos o Javier. A reirme mucho con Paloma Llaneza incluso en su modo Hercules Poirot. Y naturalmente a muchos otros, pues es imposible mencionar a todos.

Vino también una nutrida representación maña, pero de ellos ya hablaré en otro momento pues en Espacio Pangea Abogados estamos programando uno de nuestros habituales encuentros de comunidad de profesionales con los asistentes a Bbrainers para que puedan compartir sus experiencias, ver que ideas les parecieron más interesantes y continuar compartiendo con quienes no pudieron asistir. ¿Te animas a venir? 

Finalizaré agradeciendo a Delia Rodriguez que contara conmigo como ponente y a ella, a Andrés de Todojuristas y al resto de esforzados organizadores, su esfuerzo y buena voluntad y el cariño demostrado.

domingo, 4 de febrero de 2018

20 AÑOS DE ABOGADO

Casualmente, más bien por torpeza, pues intentaba aclararme en la nefasta interfaz del SIGA accedí a mi ficha de censo como abogado y ya que estaba decidí ver mi antiguedad de ejercicio comprobando (esto fue hace un mes más o menos) que el 22 de enero de 2018 cumplía 20 años como abogado en ejercicio. No reaccioné en modo alguno ni recuerdo ninguna emoción especial identificable. La sensación fue bastante anodina y desde entonces ha variado poco. 

Hasta tal punto el hecho me inspiraba poco o nada que hice una encuesta en tuiter para ver como esa fecha (creo que a estos efectos son números simbólicos pues poca diferencia hay con 19 o 23) era recibida por otros profesionales y como la vivirían ellos. Este tipo de fechas y además en enero deberían llevar a una especie de reexamen personal y reflexión vital, aunque creo que por mi estado anímico actual si me pinchan no sangro, o pocas cosas hay que me saquen de cierto inmovilismo personal.

Pero fuera de estas sensaciones (de hecho no he celebrado tal fecha ni tengo especiales ganas de hacerlo) lo cierto es que 20 años en el ejercicio dan para muchas vivencias, he pasado por muchas fases y he tenido diferentes objetivos y sensaciones profesionales. No son iguales las vivencias de quien empieza y los retos y lo que se entiende por objetivos varían mucho de unas personas a otras. Sí que es cierto que de algún modo los retos que me ido poniendo los he ido cumpliendo, quizás no eran demasiado ambiciosos o quizás los retos son simplemente algo con más enjundia mientras no los consigues que cuando los alcanzas. Lo cierto es que cada vez que he conseguido algo he pensado que no era para tanto y enseguida me he puesto a pensar en otras cosas que me apetecen hacer.



Al fin y al cabo somos personas distintas y vivimos las cosas de maneras distintas. Siempre he sido un culo inquieto y me ha gustado poco permanecer estable en posiciones conseguidas. Como digo 20 años dan para muchas historias así que con el permiso del lector fiel, me he puesto como objetivo contar algunas de ellas durante este año, así en plan abuelo cebolleta y tal y de paso me facilita el escribir entradas y dar visa al blog :)

Habrá quien al leer alguna de ellas piense que busco satisfacer mi ego. No está entre mis objetivos, pero quien así piensa no lo hace por inteligencia sino  por otros motivos y desde luego algunas puede que sorprendan, no está entre mis objetivos seguir un orden concreto ni cronológico (aunque supongo que al principio lo haré pues me facilitará el escribir), sino más bien cuando me acuerde de ellas y por la razón que sea me apetezca contarlas, supongo que unas llevarán a otras y otras, como no, quedarán sin contarse.

miércoles, 31 de enero de 2018

¿DEBE UN ABOGADO APRENDER A PROGRAMAR?

A raíz de este artículo titulado "si quieres ser jurista aprende a programar" surgieron diferentes opiniones en Tuiter al respecto. La pregunta tal y como está formulada debe ser respondida con una negación, de momento, un abogado no debe aprender a programar. Un abogado debe conocer Derecho, aunque esta afirmación también debe ponerse en cuarentena, conozco abogados que parece que no sepan Derecho y cuantos más años de ejercicio echo a la mochila (veinte ya) me da la sensación de que menos Derecho conozco aunque esta es otra cuestión.

El artículo en cuestión incide en novedades que ya he comentado en otras entradas del blog y que desde luego se dan en un presente (no futuro) de la abogacía y en cada vez más campos de la misma. Así los contratos inteligentes o smart contracts cada vez están más presentes pero el artículo como tal tiene amplias exageraciones como su inicio diciendo que pronto no hará falta ir a un notario para "validar" un contrato. Esta es una de las primeras cuestiones a matizar del artículo, para que se den escenarios como los que en el se plantean se habrán de conjugar dos factores, uno un escenario tecnológico que ya tenemos y otro un escenario legal que no tenemos, es decir, que se deberán dar necesarias modificaciones legislativas. Así, podríamos tener un contrato inteligente en una cerradura que comprobado que no se ha pagado la renta denegara el acceso a la vivienda pero para que pudieran dar efectos legales válidos a esta cerradura debería modificarse la ley de arrendamientos urbanos y el procedimiento de desahucio.

En este sentido un jurista ha de entender el cambio que viene por la cada vez mayor importancia del código y de los efectos de los cambios tecnológicos. Pero esto es algo que ya decía Lessig hace tiempo en su obra el Código y otras leyes del ciberespacio sin que hayan desaparecido juristas ni leyes, y así como cada vez tiene más importancia el código (vease como lexnet afecta al ejercicio de derechos sin que el Consejo General de la Abogacía ponga el grito en el cielo y se haya convertido en un silente cómplice) un probable escenario cercano sea el de equipos multidisciplinares de técnicos en derecho y técnicos en informática para lo que es necesario entender el código y la programación que es distinto a saber programar y sobre todo va a ser importante que esos técnicos tengan habilidades para entenderse y comunicar entre ellos.

También quedarán reductos muy reticentes al cambio y a la incorporación de estas herramientas tecnológicas, escenarios con los que también habrá que lidiar.

Sí que veo un importante escenario a corto plazo en el legaltech entendido como tecnología que aporte soluciones jurídicas, y mi reciente experiencia en el hackathon "hack the Justice" me indica tanto la importancia de ese escenario como el todavía camino por recorrer por muchos profesionales y sobre todo la necesidad de saber como recorrer ese camino de manera eficiente.



Así que no, no es obligatorio que sepas programar ni van a desaparecer los juristas que no sepan programar. Pero sí es importante que se vayan entrenando habilidades y competencias:

- entender la tecnología que viene
- entender la programación
- entender como hacerte entender con ingenieros
- entender como transformar soluciones jurídicas en herramientas tecnológicas

En definitiva, el abogado (jurista actual) no debe aprende a programar pero sí debe aprender a abrir su mente y pensar de una manera diferente a como hasta ahora entiende el derecho y el ejercicio y práctica del mismo. Y en ese sentido creo muy importante, trabajar poco a poco y sin descanso. Y no dejarte arrastrar por burbujas, falsos expertos ni vendehumos de todo tipo.

jueves, 25 de enero de 2018

PARTICIPACION EN BBRAINERS

El fin de semana del 10 y 11 de febrero, se celebra por iniciativa de Vestalia Asociados y Delia Rodríguez un encuentro jurídico diferente bbrainers

En un entorno rural en la sierra de Madrid. durante ese fin de semana se ha diseñado un programa dirigido a la reflexión colectiva sobre cuestiones relacionadas con el sector jurídico como los retos actuales, innovación, marketing y otras cuestiones de actualidad, con diferentes formatos pasando de sesiones a mesas redondas. Un programa dinámico y que seguro genera participación y aprendizaje.

He de agradecer a Delia que contara conmigo como ponente para una mesa redonda titulada "Retos Abogacía y sociedad" espero estar a la altura y aportar, dado que en el programa hay personas a las que tengo muchas ganas de escuchar y que verdaderamente saben de lo que hablan.



Me parece un formato novedoso e interesante que seguro es un éxito y veremos más veces en el futuro. Y me sorprendió que va una nutrida representación de juristas de Zaragoza, así que te animo a que te apuntes y participes. Creo que lo aprenderemos y lo pasaremos bien.

No puedo olvidar la otra vertiente que va a tener Bbrainers para mi, que va a ser la oportunidad de compartir espacio y tiempo con algunos ya amigos, con otras personas con las que tengo bastante relación a través de las redes sociales y que todavía no nos conocemos personalmente y con otras poquitas personas que tengo la intuición (certeza) de que no me tragan mucho jajaj

Bueno, en todo caso prometo portarme bien, o no que al fin y al cabo es carnaval :)

Daré crónica del desarrollo de #Bbrainers en el blog (aquí tienes la entrada con la crónica de Bbrainers)

miércoles, 17 de enero de 2018

CURSO `PARA MUJERES DE SEGURIDAD EN REDES SOCIALES

De febrero a Mayo de 2018 impartiré en la Casa de la Mujer de Zaragoza dentro de su programación de cursos formativos un curso titulado "SEGURIDAD Y EMPODERAMIENTO EN LA RED" que está diseñado para aprender a moverse seguras en las redes sociales y evitar y saber como actuar ante situaciones de ciberdelitos como acoso, sexting, violencia de género, etc. Añadiendo a las mínimas nociones sobre las redes sociales y la ciberseguridad en las mismas, consejos sobre protección o qué implica una denuncia. En definitiva saber donde se mueve una, que situaciones nos podemos encontrar y como actuar ante las mismas.

Se impartirá los lunes de 18:00 a 20:00 en las instalaciones de la Casa de la Mujer en Don Juan de Aragón, 2 del 19 de febrero al 7 de mayo de 2018. La inscripción tanto presencial u online los días 30 y 31 de enero.

Os animo a apuntaros y difundir el mismo. Las plazas son limitadas (20) y se cubren por sorteo si hay más solicitudes que plazas.

Creo que es importante dotarnos de estos conocimientos ante el aumento de situaciones de acoso y abusos en las redes sociales, y trataré de ser didáctico y entendible, fomentando la participación y haciendo clases dinámicas.



CONTENIDOS
  • Uso responsable de redes sociales. Ciberseguridad. Derecho a la intimidad.
  • Ciberdelitos: acoso y suplantacion de identidad
  • Ciberdelitos: sexting y difusion de imágenes no consentidas.
  • Violencia de genero en redes sociales. Proteccion a la victima
  • Proteccion policial y legal.
  • Acciones positivas de reputacion cuando somos victimas de conductas en redes sociales
  • Redes sociales desde la perspectiva profesional y laboral. Redes sociales como herramienta de igualdad, empoderamiento y participacion
  • Big data y privacidad en las relaciones sociales telematicas. La proteccion de los datos personales

INSCRIPCION

Casa de la Mujer
C/ Don Juan de Aragón, 2 - Teléfono: 976 726040 - Fax: 976 726041, 726042
Del 30 al 31 de Enero de 2018

Requisitos:  Mujeres. Nivel usuarias en redes sociales.

Horario de la inscripción:
Presencial de 9 a 13h. y de 17 a 19h.
On line de las 9h. del día 30 a las 24h. del día 31

martes, 9 de enero de 2018

LAS ENTRADAS MAS VISITADAS DE 2017

Recopilo las entradas más visitadas de 2017. En el 2016 las temáticas más visitadas fueron las relacionadas con Lexnet y con el turno de oficio. En este año han sido:

1. En primer lugar y siendo lo que viene a ser un auténtico viral, pues acumula aproximadamente un tercio de todas las visitas del 2016, una críticas a unas feas palabras hacia los abogados de Margarita Robles. Ha sido la entrada más visitada del blog en todos sus años de vida.

2. También con notable número de visitas, al ser la séptima entrada del blog más visitada en toda su historia, una crítica al procedimiento para recuperación de cláusulas suelo, que como se ve un año después fue un procedimiento fallido por todo lo que indico en dicha entrada.

3. La tercera entrada más visitada también ha sido un de las más visitadas de la historia de este humilde blog, la octava, y es una historia real sobre una víctima de violencia de género

4. En cuarto lugar una entrada divulgativa para explicar la absolución de la infanta Cristina en el caso Noos

5. Por último una entrada en la que me desahogaba ante los reiterados problemas que nos genera Lexnet

Siempre hago una reflexión sobre los datos que indican cuales han sido las entradas más visitadas. Curiosamente hace poco contaba en esta entrada como durante este año 2016 ha bajado mucho la cantidad de entradas que he publicado. Paradójicamente tres de esas entradas están en el top ten de las más vista del blog y hay que tener en cuenta que las más antiguas tienen la oportunidad de acumular visitas durante los años precedentes, así que de algún modo escribiendo menos, lo publicado ha tenido un mayor alcance, en un momento en el que sinceramente creo que se lee menos lo publicado en blogs.

Esto de algún modo me hace no agobiarme con la publicacion y frecuencia de las entradas y ponerme como objetivo para el año que estamos el incrementar la difusión de las mismas.

Veremos que nos depara este año.

viernes, 5 de enero de 2018

DE LOS QUE DEFIENDEN DERECHOS Y DE SUS PENAS

Estoy convencido que si le preguntasemos a licenciados en Derecho por libros jurídicos que leyeron durante la carrera y de alguna manera les marcaron, muchos dirían que "De los delitos y las penas" de Beccaria. Es una obra de 1764 pero que asienta muchos principios del derecho moderno, fundamentalmente del derecho penal, y cosas tan revolucionarias en su momento como que los procedimientos no se sustentasen en la tortura, que los delitos estuvieran fijados previamente así como las penas a imponer y que no quedaran al arbitrio del juez, que fueran proporcionales al delito cometido, que son mejores las penas leves a la graves sobretodo si son impuestas con proximidad a la comisión del delito, etc.

Estos días tras el último crimen mediático (caso Diana Quer) y leyendo furibundas y aberrantes expresiones en redes sociales, me imaginaba qué sentiría Beccaria si pudiera por unos instantes haberse trasladado de aquel siglo XVIII al siglo XXI. Me lo imagino extasiado ante la idea pensando que una sociedad más evolucionada y avanzada estaría alejada de aquella del Antiguo Régimen que entendía las ejecuciones como un acto social al que acudía por diversión y probablemente volvería con la cabeza gacha a su siglo y con muchas cosas a reflexionar.

Ciertamente el derecho penal y los procesos penales avanzan y son muy diferentes, pero leídas esas manifestaciones a que hago expresión parece bastante probable que no se lincha, que no se tortura, que no se condena sin un juicio previo, porque no se puede legalmente y que si se plantearan plebiscitariamente muchas reformas para volver a prácticas que se realizaban siglos (o décadas atrás) muy probablemente la mayoría de mis conciudadanos votarían a favor.

Si un Cesare Beccaria tratara de exponer ahora sus ideas en redes sociales, como lo hizo en su libro, recibiría todo tipo de furibundas contestaciones, se le señalaría estigmatizandolo y se le acusaría de connivente con la violencia de género, las agresiones sexuales y cualquier otro tipo de barbaridad similar.



En este escenario en el que nos movemos se elevan pocas voces que intentan aportar esos mínimos de sensatez que se identifican con construcción de derechos fundamentales y principios del derecho (no hablamos de peticiones estrambóticas o estrafalarias), aunque por experiencia propia digo que va por fases (a veces apetece quedarse al margen y no exponerse a según que respuestas) y en las redes sociales impera la llamada espiral del silencio por la cual los individuos adaptan su discurso al predominante y no discrepan del mismo.

Si hay un silencio verdaderamente reprochable en la defensa de conceptos como las garantías procesales penales, la presunción de inocencia y la labor de los abogados de defensa, es la de las instituciones, en particular los Colegios de Abogados y el Consejo General de la Abogacía Española. En estas últimas semanas he visto como se señala a sospechosos como culpables, se señala y ataca a sus abogados y se ponen en tela de juicio avances como que un sospechoso declare con abogado o que tenga conocimiento de las pruebas contra él.

Y es que visto como la defensa pública de esos principios se reducen a unas pocas voces, la mayoría de ellas de juristas acompañados de algún que otro periodista; la importancia de la misión y la absoluta desproporción numérica de ambos bandos, veo absolutamente necesario que las instituciones se impliquen en una labor pedagógica de dar a conocer la importancia de esos derechos y principios, así como de respeto a la labor de los abogados que son los principales garantes de la efectividad de los mismos, razón por la cual teniendo medios y capacidad, el silencio de las mismas resulta del todo ominoso.