miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿QUE SE ESCONDE DETRAS DE LAS TASAS JUDICIALES DE GALLARDON?

Mucho se ha escrito sobre las tasas en blogs de otros abogados y profesionales del derecho (aqui he recopilado algunos). El rechazo es frontal y generalizado, señalando incisivamente lo que supone para la lesion de los derechos de los ciudadanos al afectar a la defensa del ejercicio de los mismos. Un derecho lo es tanto como la posibilidad de su ejercicio. Y si no podemos defendernos ante los tribunales de quien nos impide ejercerlo, nos vemos privados del mismo.

¿A que obedece por tanto la decisión política? Es cierto e innegable que se enmarca en una decisión ideológica refrendada por muchas otras previas en una planificacion para reducir el catálogo de derechos de los ciudadanos. También tiene un claro componente recaudador, cínicamente disfrazado con el argumento de que servirá para financiar la justicia gratuita (algo que ya es financiado actualmente sin tasas) y pueden decir que pretenden que se pleitee menos y mejorar los datos que indican el colapso de la administración de justicia (en vez de dotar de más medios, que es lo que haría un gestor eficiente y eficaz).

¿Solo eso? No. Ya sería bastante grave de por sí, pero no. Hay más señoras y señores. Y tienen un claro indicativo en lo ocurrido hoy cuando el Partido Popular ha rechazado una proposicion no de ley por la que se pedia eximir del pago de las tasas a las victimas de violencia de genero. Con la actual redacción de la ley, una maltratada, sin hijos, que quiera divorciarse deberá pagar una tasa de 300 euros. Existen incluso dudas sobre que supuestos no estarían exentos incluso con hijos, pero eso es otra cuestión.

¿Que le costaba al partido popular y al ministro Gallardón aceptar esta modificación? Desde luego no es por no reducir la recaudación dado que el importe recaudado en estos casos, en términos de las cuentas del Estado será superfluo, aunque no para la maltratada, pues la experiencia en estos casos indica que en la mayoría de los casos el pago de 300 euros puede convertirse en un importante handicap para la decisión de dar ese paso.

¿Para desincentivar la presentación de demandas? Desde luego sería altamente criticable que se impusiera una tasa en procedimientos de divorcio (haya maltrato o no) para desincentivar este tipo de demandas; creo que no es necesario argumentar al respecto.

Entonces, ¿cual es la razón? Pues bien, la respuesta que se va a dar en estos casos (y en todos) por el Gobierno para "eximir"·del pago de las tasas es: "¿no quiere pagar las tasas? acuda usted a la justicia gratuita". Esta es la verdadera intención del ministro Gallardón, provocar que un importante numero de casos, incrementando el número actual, sean derivados a los abogados vía designación del turno de oficio, con los problemas inherentes a ello, fundamentalmente para quien sostiene la justicia gratuita, que no son otros que los abogados y procuradores con una retribución miserable (bucee en este blog y encontrará diversas entradas sobre la cuestión). Y dirás lector, ¿qué mas le da al ministro que acudan a la justicia gratuita? incluso pensarás que es mejor para el ministerio que no acudan a tal sistema, pues aunque se pague poco y deficientemente, no deja de ser un coste para las cuentas publicas. Y así es. ¿por qué entonces esta estrategia? porque generar la intranquilidad en la estabilidad presupuestaria de los despachos, querer conducir a que los ingresos del turno sean una parte fundamental de los ingresos de los despachos frente a los clientes particulares, conduce directamente a generar en los profesionales dependencia del sistema, de la administración, ataca al sacrosanto principio de independencia de los abogados y genera un colectivo sumiso y servil. El perro no muerde la mano que le da de comer.

Dudo mucho que compartas esta reflexión. Y a mi me gustaría pensar como tu. Y estar equivocado.

Editado: me equivoque bien poco. Las víctimas las meten a paletadas en la justicia gratuita (ver noticia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada