sábado, 10 de agosto de 2013

CONTRATOS AUTOMÁTICOS

Leí el otro día esta noticia http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza_provincia/zaragoza/2013/08/07/un_creador_contratos_juridicos_online_billete_silicon_valley_244794_301.html?utm_source=twitter.com&utm_medium=smmshare&utm_campaign=noticias#.UgLIpCiizgc.twitter en la cual se habla de un proyecto de una joven abogada de una web donde crear documentos legales, contratos dice la noticia, de una manera automática.

Soy firme defensor de la necesidad de abrir el trabajo jurídico a las TIC y de implementar el uso de las mismas para innovar. Aún así no me acaba de gustar la idea. Es una opinión a ciegas, pues la web todavía no funciona y las informaciones de los periódicos suelen ser inexactas. Así que corro el riesgo de ser injusto.

Defiendo una abogacía cercana a la artesana lo que no es obstáculo como he dicho más arriba a introducir en ella con rotundidad las TIC. Me refiero a una abogacía que aplica conocimientos, que estudia las particularidades del asunto, las necesidades del cliente, identifica sus intereses y ofrece la mejor solución de las posibles. Nada de eso implica automaticismo.

Trasladar la idea de que detrás del trabajo del abogado, como se expresa en el artículo que he citado, hay procesos automáticos me parece incorrecto, injusto, desajustado a la realidad y peligroso.

No digo que no haya "abogados" así, pues malos profesionales los hay en todos los ámbitos. También es cierto que muchas personas tienen esa visión, piensan que por leer algo que han encontrado a través de Google ya saben como hay que hacer las cosas y muchas veces nos tenemos que oir "pero si no has hecho nada" o "si sólo has hecho un papel" por no hablar de esos clientes que piensan que hacer un contrato viene a implicar el mismo tiempo y esfuerzo que cuando cagas con diarrea.

Esto conduce y esa noticia incide, en una habitual falta de percepción sobre el valor del trabajo realizado y a considerar caro el precio del trabajo de los abogados, lo cual no se ajusta a la realidad habida cuenta del tiempo destinado, el conocimiento aplicado y la responsabilidad inherente al trabajo efectuado. Lo que no quita para que considere errónea la política de precios de muchos despachos por ayudar también a esta percepción.

En este sentido si lo que se traslada con la web es que un contrato se hace sin esfuerzo, vale para prácticamente cualquier caso y el precio ha de ser bajo, se lanza una idea equivocada y peligrosa.  Dicho lo cual, seguiré con atención ese proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada