martes, 6 de marzo de 2012

MUJERES VERDADERAMENTE VALIENTES

Leo una "noticia" que indica que Soraya Saenz de Santamaria, Pilar Manjon y Edurne Pasaban son tres de las 150 mujeres más valientes del mundo. Aunque no estuviera Edurne Pasaban en dicha lista estoy convencido que sentiría lo mismo ante la lectura de tal noticia.


No he podido evitar acordarme de "Elena" nombre inventado sobre la que hace años me pidieron escribir para un periodico. En resumen, Elena estaba incursa en una trata de blancas y sometida bajo extorsión y amenazas a la prostitución. Elena consiguió con ayuda externa salir de dicha situación de explotación y afrontar una nueva vida. Recuerdo su alegria combinada con una profunda mirada de tristeza. Recuerdo, a pesar de sus duras experiencias, sus ramalazos de inocencia y su destello de esperanza. Creo poder decir que tuvo suerte. No como otras.


También recuerdo a una anciana, harta de soportar el comportamiento de su marido durante décadas, sus malos tratos, su desprecio y sus insultos y tomar la decisión de decir que se acabó, y divorciarse, a pesar de quedar con unos exiguos ingresos derivados de una pensión. Recuerdo sus dudas ante lo que entendia como un salto en el vacío, su falta de seguridad, sus miedos. Recuerdo su agradecimiento tras divorciarse por lo que ella entendió como una ayuda en tan difícil paso, por su cultura, mentalidad y edad.


No me hace falta un especial ejercicio de memoria para tener presente situaciones actuales. Madres que en la actualidad salen a la calle con el importante objetivo de que a sus hijos no les falte lo más básico. Acuciadas por el desempleo en sus familias, por la falta de ingresos, por los elevados gastos que incluso les hacen pasar la crudeza del invierno sin poder encender la calefacción. Pero siempre siendo conscientes de su fuerza vital, lograr la felicidad de sus hijos. Admiro su fuerza, resolución y decisión.


Podria seguir, pero no es necesario. Todos conocemos a muchas de esas mujeres. En mi opinión, la noticia como tal supera el propio concepto de estupidez. Es un insulto directo a tantas mujeres y tantas personas que afrontan las dificultades propias de su día a día. Algo que nunca sabrán, ni por lo que nunca pasaran muchas de las nombradas en esa lista. Ellas nunca saldrán en el Newsweek.


Vamos, que solo les ha faltado entender como valiente, la decisión de Elena Salgado de aceptar la oferta de ENDESA.


Estas gilipolleces deberían estar sancionadas. Y más, en estos momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada