sábado, 23 de enero de 2016

EL RETO DIGITAL DE LA ABOGACIA

El viernes finalizaba mis sesiones como profesor en el master de acceso de la abogacia. Casualmente el día de antes escuchaba a Rodolfo Tesone presidente de ENATIC hablar sobre el futuro (y presente) de la abogacia en relación al derecho digital. Durante estas sesiones como profesor del master he intentando trasladar las mismas ideas que Rodolfo Tesone en su charla, la cada vez mayor importancia de lo digital, el cambio que esto va a suponer, el cambio que ya está suponiendo principalmente en la abogacia tanto en su gestión, como en su ejercicio. Como el aspecto digital o tecnológico tiene cada vez mayor presencia en el Derecho, añadiendo a ello cuestiones de estricta formación en dicho ámbito como aspectos de privacidad o la prueba tecnológica.

Tocaría hacer evaluación de las sensaciones que he tenido como profesor pero son variadas y instintos según los grupos. Los grupos (4) han sido claramente distintos y su interés también, en unos menos y en otros más. Hoy les decía que me conformaba con haber despertado el interés por esta materia en al menos uno de los alumnos pues sé que ahora tienen otras prioridades formativas, pero me he sorprendido después y parece que el número es superior.

El cambio impulsado por la tecnología lo es para todos los operadores jurídicos, y en nuestro caso como abogados en estos momentos es obligado con la implantación de LEXNET que tantos quebraderos de cabeza da a muchos abogados. Se evidencia la necesidad de que los abogados adquieran conocimientos y faceta de tecnólogos, se manejen con soltura, conozcan términos y conceptos, sean usuarios desenvueltos de dispositivos, y tengan la conciencia de buscar alianzas con otros profesionales.


A los alumnos poco más se les puede pedir. Este año los veo demasiado "alumnos", no han evolucionado en demasía de la posición de un alumno universitario. No sé hasta qué punto el mantener el lugar de formación en la facultad hace que sigan percibiéndose como alumnos de grado. No acaban de despertar por mucho que les haya intentado abrir los ojos a la necesidad de cambiar ese rol y tener mayor inquietud, desenvoltura, participación y dinamismo. Como siempre he hecho clases dinámicas, buscando la participación, rupturistas, desenfadadas sin perder el rigor y con la enorme limitación del tiempo pero aun así cuesta que abandonen ese rol. Todavía tienen tiempo de corregir y adoptar una posición que les dará más aprendizaje.

Me sorprende también sobremanera su falta de conocimiento de las novedades, noticias, actualidad que se está produciendo. Un profesional debe estar al tanto de la actualidad, observar su entorno, estudiar las oportunidades, atender a las incidencias, y conocer su comunidad.

Si alguno de ellos lee esta entrada me permito sugerirles que cambien inmediatamente ese rol, busquen complementar la información, profundicen ellos mismos en aquellas cuestiones es que son más de su interés y abandonen esas preocupaciones clásicas y propias del alumno, los exámenes, las fechas de los trabajos, tomar apuntes, ... y entiendan que lo importante es profundizar en conocimientos, adquirir competencias, prepararse para ser unos buenos profesionales, encontrar áreas de desarrollo que los motiven, analizárse y definir como les gustaría ser como abogados para ir trabajando en ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada