viernes, 29 de enero de 2016

LA IGUALDAD ANTE LA LEY DEPENDE DE LOS MEDIOS QUE TENGAS

Un artículo en el que se reflexionaba sobre la igualdad de los ciudadanos ante la ley y en particular se indicaba que no la hay según el dinero que tengas ha generado una polémica entre muchos abogados presentes en Tuiter por una desafortunada frase

 "Los jueces conocen muy bien su oficio, actúan conforme a la ley y eso mitiga la diferencia social, porque es cierto que no es lo mismo ser atendido por un abogado de oficio que por uno que cobra 500 euros a la hora"

Como digo la frase es incorrecta e injusta. La reacción de muchos abogados en Tuiter emocionalmente normal. Pero desenfocada. Y considero importante que el ruido no desvíe la atención del mensaje importante.

La frase correcta en mi opinión es que los medios económicos con los que litigas desequilibran. Hay algunas cuestiones que por obvias parecen no ser evidentes. En primer lugar como en toda profesión hay abogados buenos y abogados muy malos y la calidad no es la misma según el profesional. Eso no quiere decir que el más caro sea mejor, de hecho hoy mismo he visto un comportamiento ridículo y de nula calidad a un conocido y famoso abogado, de los muy caros.

Pero quien tiene recursos sobrados a la hora de litigar puede contratar a los que entiende los mejores profesionales, incluso varios y a la hora de afrontar un proceso no tendrá problemas para encargar las pruebas necesarias, pagar tasas o depósitos para recurrir y llegar hasta las más altas instancias, algo que no puede decirse de quién tenga los recursos más limitados. Cuando se paga a determinados despachos y abogados no se paga solo conocimiento jurídico, sino contactos, accesibilidad al poder o el impacto del mero renombre.

Y las diferencias no son solo entre estratos muy dispares. Quien litiga de justicia gratuita tiene mayores dificultades aún. Pero no porque vaya con un abogado de oficio, sino por sus muy limitados recursos. Así, cuando un cliente mío quiere acudir a juicio para conseguir una incapacidad laboral encargaremos una pericial que me ayudara a plantear la reclamación previa y que será esencial a la hora de redactar la demanda. La perito me facilitará los datos técnicos necesarios que yo complementaré con los aspectos jurídicos. Trabajaremos en equipo. Incluso lo normal es que yo ya asesore durante el expediente o previamente para conseguir los informes médicos más óptimos y elegir cuando plantear la solicitud que inicie el procedimiento.

Sin embargo, cuando como abogado del turno me designan para obtener lo mismo, una incapacidad laboral, el asunto me vendrá directamente para poner la demanda, a veces con muy pocos días de plazo para ello. El pobre señor o señora habrá enfocado como haya podido, lo normal es que no de la manera más adecuada, el expediente, no tendrá todos los informes médicos que yo querría y la reclamación previa será muy deficiente. Pero lo peor es que tendré que hacer la demanda sin una pericial en mi mano, pues el pobre hombre o señora no tiene dinero para pagarlo, así que haré una demanda a "ciegas" pues aunque tiene derecho a una pericial, lo será cuando el juez la acuerde a veces en el acto de la vista y por un médico forense con una visión e implicación muy distinta al perito que yo hubiera elegido, sin ninguna coordinación conmigo. Y en ambos casos el abogado, yo, es igual de bueno o de malo.

Así que queridos compañeros indignados claro que hay diferencia entre litigar con recursos o no tener recursos para litigar. Y claro que hay abogados indignos del título, lo sean del turno o no lo sean. Y esto lo sabemos todos. Y hay abogados del turno que no atienden del mismo modo a sus clientes particulares que a los del turno de oficio. Lo peor de negar esto es que entonces dejemos que campen a sus anchas, cuando lo importante para quienes estamos en el turno de oficio, como cualquier otro colectivo, es erradicar las malas conductas que perjudican a todo el colectivo, porque también es responsabilidad nuestra dignificar el turno y para ello debemos apostar por la calidad, algo que me canso de decir en mi propio colegio de abogados.

Dicho esto, también he de decir que hoy precisamente estoy de guardia del turno de oficio, recibiendo llamadas para atender a víctimas de violencia de género y distribuirlas entre otros abogados, ayudando y tutelando a una compañera que es su primera guardia y que hay altas probabilidades de que hoy reciba una llamada de madrugada de un cuartel de la guardia civil y tenga que mandarla de noche a asesorar y ayudar a una víctima.

Y que esa compañera seguro que no cobra 500 euros la hora. Y que sigue habiendo idiotas que confunden valor y precio. Y que piensan que solo lo caro es bueno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada