miércoles, 4 de junio de 2014

CUESTION DE JUSTICIA ES NO GENERALIZAR

El pasado domingo el conocido programa de Salvados de Jordi Evole se dedicó a hablar de la situación de la Justicia en España. Bueno, realmente no se dedicó a hablar realmente de la Justicia si no que se trataron diversas cuestiones candentes en la sociedad como los indultos y es de agradecer que se tratara el tema de las tasas judiciales. No se profundizó en temas verdaderamente importantes como la falta de medios o los retrasos en la Justicia que también afectan a los ciudadanos.

Dicho programa tuvo un formato de tertulia en el cual se expresaron unas manifestaciones por parte de una abogada que me dejaron un mal regusto por la generalización contenida en las mismas hacia la pluralidad de varios colectivos como los jueces y los policías. Manifestaciones que no voy a reproducir.

Habrá quien le sorprenderá leerme esto. Quien me sigue habitualmente en tuiter o lee habitualmente este blog sabe que no suelo callarme las cosas, tampoco las quejas y además me considero un abogado comprometido con la denuncia social.

Pero quiero destacar lo injusto de denunciar generalizando y que además es algo que genera más daño que beneficio. Como en todos los colectivos hay jueces buenos y jueces malos. Policías buenos y policías malos. Y hay abogados buenos y abogados malos. Desde una perspectiva de lo correcto y de lo incorrecto. No tanto de su técnica.

Como en todos los colectivos la mala praxis, el mal funcionamiento, el mal profesional genera un daño a la imagen de todo el colectivo y es sabido que se difunde a mayor velocidad y llega a más gente un comentario negativo que uno positivo. En mi vida profesional me he topado con prácticas judiciales que me repugnan, como que me anticipen resoluciones antes de que intervenga, por ejemplo: antes de empezar un juicio o antes de la denominada vistilla de prisión provisional ("que sepa que le voy a desestimar la demanda" o "este va para la cárcel, que lo sepas"), algo que no debería producirse pues de las peores acciones que puede realizar un juez es la de prejuzgar. También me enerva la falta de empatía que se evidencia en algunos jueces o el endiosamiento de otros o el poco respeto de algún otro para con los abogados.

Así mismo me ha tocado discutir con policías y tener situaciones tensas en el ejercicio del derecho de defensa, como cuando les recuerdo que puedo asesorar a un detenido en relación a que no declare en sede policial, como explico aquí.

Y no me cuesta decirlo ni ponerlo por escrito. Ahí arriba está. Pero jamás se me ocurriría decir que es una práctica generalizada, que todos lo hacen, porque en primer lugar no es cierto, no que no se produzcan deterinadas prácticas sino que se hagan por la práctica totalidad del colectivo como se dio a entender. Y en segundo lugar es injusto.

Y en tercer lugar es estúpido y en cuarto perjudicial. Perjudicial porque si de lo que nos anima a muchos es a mejorar el sistema jurisdiccional, mal hacemos enfadando a los colectivos con los que hemos de trabajar hombro con hombro para mejorarlo y sobre todo contra las reformas del infame ministro Gallardón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada