lunes, 14 de abril de 2014

JUSTICIA CERCANA

Al parecer por lo que veo de soliviantados abogados en twitter la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial va a suponer la desaparición del partidos judiciales, al concentrar en las capitales de provincia los denominados tribunales de instancia. En este enlace puedes leer si te interesa un resumen de lo que implica la expresada reforma.

Y es que en este país todo se hace con poca racionalidad, o con la racionalidad de hacer lo más perjudicial al ciudadano y a los operadores jurídicos. ¿Significa eso que haya que mantener el actual esquema y partidos judiciales? No necesariamente.

La Administración de Justicia debe adaptarse a la situación actual, por mucho que no utilice los medios tecnológicos tanto y como debería. Además de estos, la estructura del país ha cambiado, también las comunicaciones y sobre todo su reparto demográfico. La mentalidad imperante debería ser pensar en la eficacia y la eficiencia, pero mucho me temo que no es esto lo que anda en la cabeza del ministro Gallardón, sino el puro recorte de gastos, con lo que ello implica.

Criticar es fácil. Proponer no tanto. Allá voy:

* Una justicia cercana es más eficiente y de mayor calidad. La justicia ha de estar lo más cerca posible del ciudadano, por lo que concentrar sedes judiciales en las capitales de provincia es una mala idea.

* La administración de justicia ha de atender a la distribución geográfica y no a la existencia de sedes tradicionales. Deberían rehacerse los denominados partidos judiciales atendiendo a centralizar sedes judiciales de tal modo que redujeran lo más posible el desplazamiento de los ciudadanos. En el diseño de los mapas de partidos judiciales deben participar las Comunidades Autónomas. Atendiendo a la mía, carece de sentido tener dos sedes provinciales que distan solo 70 kilometros una de otra, obligando a ciudadanos de las zonas rurales a desplazamientos de dos o más horas. Del mismo modo carece de sentido tener dos partidos judiciales Caspe y Alcañiz cuyas sedes judiciales distan 30 kilómetros, por mucho que estén en dos provincias distintas.

* superar la distribución provincial y cualquier otra distribución administrativa y "pensar en red".

* Atender al peso demográfico. Es un sinsentido que al parecer pretendan hacer desaparecer sedes judiciales en ciudades como Vigo (300.000 habitantes) o Cartagena (200000) obligando a su población a desplazamientos.

* Reducir el número de trámites presenciales fomentando el uso de las nuevas tecnologías.

* Pensar en creación de sedes judiciales especializadas en determinadas materias, en las cuales puede primar un planteamiento no geográfico y a la par, acercar sedes judiciales al ciudadano en otras materias. Algo parecido a lo que sucede actualmente con los juzgados de lo contencioso.

Como digo, puestos a reformar, que lo sea en base a criterios de eficiencia y eficacia. No parecen estarlo en la propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, atendiendo a una mera reducción de costes (habría que ver si efectivamente tal es el efecto) y con un notable perjuicio para los ciudadanos menos pudientes, sobre todo en estos momentos de pésima situación económica, en los cuales recaerá la gravosidad de los desplazamientos siendo otro freno más para muchos de ellos el iniciar acciones judiciales.

Pero que digo: ¿freno? ¿obstáculos? Esto me suena de algo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada