sábado, 26 de octubre de 2013

TURNO DE OFICIO: SU NECESARIA PUESTA EN VALOR

No es algo propio de una concreta comunidad. Andan muchos compañeros de Zaragoza soliviantados ante el nulo reconocimiento que de la labor de los abogados del Turno de Oficio tienen las instituciones públicas, lo cual extienden también a nuestro Colegio. Y hoy tengo conocimiento a través de tuiter de unas impresentables declaraciones del Consejero de Justicia de Andalucia que se pueden leer aqui.

El denominado turno de oficio se confunde con la justicia gratuita, regulada por ley actualmente en trámites de reforma. La ley establece unos derechos para los ciudadanos y una obligación para los Colegios de Abogados y de Procuradores de prestarlos. Vease su artículo 22.

Artículo 22. Gestión colegial de los servicios de asistencia letrada, de defensa y de representación gratuitas.
Los Consejos Generales de la Abogacía Española y de los Colegios de Procuradores de los Tribunales de España y sus respectivos Colegios regularán y organizarán, a través de sus Juntas de Gobierno, los servicios de asistencia letrada y de defensa y representación gratuitas, garantizando, en todo caso, su prestación continuada y atendiendo a criterios de funcionalidad y de eficiencia en la aplicación de los fondos públicos puestos a su disposición.
Los Colegios de Abogados implantarán servicios de asesoramiento a los peticionarios de asistencia jurídica gratuita, con la finalidad de orientar y encauzar sus pretensiones. Dicho asesoramiento tendrá, en todo caso, carácter gratuito para los solicitantes.
Los Colegios de Abogados facilitarán a los solicitantes de asistencia jurídica gratuita la información necesaria en relación al cumplimiento de los requisitos para su concesión, así como el auxilio en la redacción de las solicitudes correspondientes.

Suelo poner un paralelismo al explicar esto. Imaginese lector, que la normativa que regula el derecho a la salud, establezca sus derechos y obligue a los Colegios de Médicos a prestarla. El detalle de la obligación es importante, pues establecida la obligación luego viene la contraprestación o indemnización, pero la obligación va por delante. Ya estamos obligados a prestar ese servicio, con lo que nuestra capacidad negociadora de unas buenas condiciones se reduce. Y todavía se reduce más si la mentalidad no es la adecuada, como voy a tratar de explicar.

Hay muchas maneras de entender el turno de oficio, pero voy a contraponer dos. Una se caracteriza por cierta altivez en la prestación heredera de la mentalidad caritativa con la que se prestaba la justicia gratuita hace decadas, la denominada justicia de pobres. Quien tiene esta mentalidad, que muchas veces no integra el turno de oficio, piensa que la adscripción al turno es voluntaria, y que lleva aparejada una serie de inconvenientes (miseria retributiva, retraso en cobrar dicha miseria, carencia de medios y de respeto) y que quien se adscribe debe aceptar esos aspectos negativos. Con hidalguía. Creo que muchas juntas de Colegios piensan así.

Frente a ella otra mentalidad, que es la que defiendo. La justicia gratuita y el turno de oficio están íntimamente relacionadas con derechos constitucionales, con la tutela judicial efectiva, con el derecho de defensa. Se trata de un servicio público, que debe prestarse en las mejores garantías y con la menor penosidad posible para quien la presta, precisamente por afectar a dichos derechos constitucionales. En este marco, no solo es esencial el que se retribuya dignamente sino también cualquier mejora en la prestación del servicio, incluyendo el debido respeto por el resto de los intervinientes (jueces, secretarios judiciales, funcionarios, policías, etc.).

La manera de afrontar la defensa de los intereses de los colegiados con ambas mentalidades es radicalmente distinta. Con la primera se limitirán a aceptar unas condiciones deplorables. Con la segunda, y teniendo conocimiento de lo que implica el turno, las mejoras obtenidas lo serán para todos.

Pero si ya cuesta que las Juntas de los Colegios entiendan esto; lo verdaderamente lamentable es que haya políticos responsables de Justicia que no entiendan el valor de los abogados y procuradores que prestamos el turno de oficio.

Por cierto, se imagina usted cobrando a un año vista y adelantando todos los gastos? Pues eso es lo que les está pasando a los abogados del turno de oficio.

Nota.- El tema del turno de oficio lo he tratado en otras entradas:

La privatización del SAOJI

La pretension de reducir las retribuciones del Turno de Oficio

Que es un abogado del turno de oficio

Prejuicios sobre el abogado del turno de oficio

El necesario respeto a los abogados del turno de oficio

La gestión del turno de oficio

Y una de las muestras de esa mentalidad que critico aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada