miércoles, 16 de julio de 2014

TWITTER PERSONAL - PROFESIONAL

Hoy ha sido un día más donde la conversación con personas que conocen mi uso de twitter y redes sociales deriva precisamente sobre el uso de las mismas. Estas personas prefieren con toda seguridad que omita cualquier dato que pueda identificarlas, pero me sorprende que conociendo de manera bastante directa mi perfil profesional y también el personal, se sorprendan o consideren extraño determinados comportamientos. La conversación ha sido larga y probablemente de para otras reflexiones y el motivo de escribir sobre ella es precisamente dejar algunas de las ideas que he tenido que construir argumentalmente. Como una especie de repositorio.

Parto de algo que reitero mucho y de otras cosas que comento poco. Las RRSS han evolucionado bastante sobre todo en el número de personas que acceden y usan las mismas. Pero desde el 2003, año en que empecé a usarlas, puedo comprobar como independientemente de cual se use se repiten determinados comportamientos de conducta. Me (no sé muy bien que verbo utilizar aquí) el hecho de ver como personas que llevan muy poco tiempo (en proporción) en las mismas se atreven a dar lecciones sobre como usar las redes sociales. ¿Alguien se imagina recibiendo lecciones sobre como comportarse en el día a día? Lo que no quita para que en nuestro día a día cometamos errores. ¿Pero de ahí a darnos lecciones?

Mucha gente, por no decir la mayoría, aconseja una clara diferenciación entre el perfil profesional en redes sociales y el perfil personal. Digamos que esta conversación ha derivado de la sorpresa que le parecía a estas personas el hecho de compartir en tuits o de otro modo, planteamientos muy personales, por ejemplo hablar de sentimientos. Yo, con el afán provocador y la habilidad para ello que me caracteriza les he dicho que veo mucho más normal el trasladar reflexiones personales o de sentimientos que el hecho de compartir fotos de comida.

En el fondo, y lo voy a reconocer aquí, no deja de ser lo mismo. Lo que impulsa a compartir es una manera de comunicar, y transmitimos un mensaje personal en cada una de las cosas que compartimos, por muy frívolas que parezcan. Quizás en algún caso el mensaje que se transmite es precisamente ese, que la persona en cuestión es frívola. O un hedonista. O un vegano. Siempre se transmite algo.

Lo que quiero decir es que no estamos educados para abrir nuestro canal de comunicación emocional y por lo tanto vemos extraño que haya personas (yo lo hago y tengo un tumblr específicamente para ello, este que se llama centrifugando) que compartan sus reflexiones personales o sus emociones. Y sin embargo no vemos como extraño compartir otra información que sin embargo también dice mucho de nosotros. En realidad, aunque determinadas personas digan que se extrañen del hecho de compartir emociones o sentimientos por internet, no es cierto. Lo que les extraña en realidad es el propio hecho de compartir emociones, no el medio en el que se haga.

Escribir, tener un blog, u otros medios, no deja de tener un sustrato que es tener la intención de comunicar, de contar cosas. ¿Por qué vemos extraño que se tenga esa intención por estos "nuevos" medios? Es absurdo.

Entonces, ¿por qué tanto profeta y adalid de la necesidad de compartir de manera parcial y segmentada? ¿podemos desdoblar nuestra persona en un perfil profesional o personal? Si un día estás triste por una cuestión personal tu faceta profesional se verá afectada. Y si tienes un éxito profesional la alegría contagiará tu vertiente personal. ¿quien puede hacer una disociación absoluta?

¿Entonces por qué la predicamos en las redes sociales? ¿Por qué la predicamos de nuestro carácter profesional?

El feedback más habitual que recibo de quien me sigue en tuiter y ha leído mi tumblr es que le genera cierta contradicción. Accede a una faceta mía que le sorprende por desconocida y en contraste con la faceta que perciben en tuiter (un perfil más ácido, crítico, con unos criterios muy claros de lo que le gusta y lo que no le gusta y sin problemas en decir lo que no le gusta). En el tumblr encuentran otras cosas. Pero en el fondo, ¿no soy la misma persona?

No comparto mi tumblr en tuiter por ninguna razón especial ni objetivo más allá del mero hecho que me alumbra al escribir en tumblr, simplemente sacar algunas cosas o reflexiones de dentro de mi. Pero me agrada que tenga ese efecto de complementar la visión que se pueda tener por los usuarios de una red social.

En esto hay que recordar la llamada ventana de Johari, por un lado está como te ves, por el otro como piensas que te ven y en tercer lugar como te ven. Pero también debemos reflexionar como usuarios en cómo vemos a los demás, y ser conscientes de que lo que podamos deducir de una persona a través de una red social, necesariamente será una visión sesgada y parcial.

Y por último e insisto poco en ello, no hay nada malo ni negativo en mostrar nuestra vertiente más personal. Todo lo contrario. No le veo más que efectos positivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada