viernes, 15 de noviembre de 2013

LA PRESENCIA DE LA ABOGACIA EN LAS REDES SOCIALES. ENCUENTRO EN EL CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACIA ESPAÑOLA PARTE 2

Segunda entrada tras esta primera dedicada al almuerzo de trabajo a que fui invitado en la sede del Consejo General de la Abogacía Española para tratar el tema de la abogacía y de las redes sociales.

Esta la voy a dedicar a reflexionar sobre la presencia en las redes sociales. En mi opinión hay un error básico en la presencia en las redes sociales, se tenga la profesión que se tenga y que deriva de una frase que se ha hecho famosa en relación a internet que no es otra que "hay que estar en internet". Esta frase así dicha, con esa categorización, no tiene gran diferencia a decir "hay que estar en las páginas amarillas" o "tienes que tener una placa". Es conveniente estar en las redes sociales y en internet? Pues muy probablemente sí, pero no necesariamente. Y desde luego no hay que estar de cualquier manera dado que aunque parezca algo de perogrullo hay muchas maneras de estar.

Este planteamiento de hay que estar en redes sociales, que tiene también la vertiente de tienes que tener una web en internet, puede conducir a errores perjudiciales para el profesional, como hemos estado reflexionando en el encuentro a que me refiero.

Una frase que repito mucho es que las redes sociales son un medio para un fin. No son un fin en si mismas.

Muchos abogados se están aproximando a las redes sociales y menos al mundo de los blogs, pensando que son un fin. Que hay que estar. Muchos de ellos simplemente observan lo que entienden que son casos de éxito, abogados que parecen haber triunfado en la red o en la web, sin reflexionar adecuadamente tanto sobre el propio concepto del triunfo (¿que es triunfar en internet?) como sobre el hecho de que obtener una determinada capacidad de influencia o de reconocimiento (conceptos que trataré en otras entradas) no deriva del mero hecho de abrirse una cuenta en twitter o tener un blog.

Hacerse una cuenta en una red social es sencillo, de lo más sencillo que hay, pero una vez que hemos abierto esa cuenta ¿que pasa?

Entender que las redes sociales son un medio supone entender que son un medio de comunicación. Y no me estoy refiriendo a un concepto de carácter jurídico, sino que son un medio a través del cual podemos desarrollar una estrategía de comunicación. Como medio, las redes sociales no son LA estrategia de comunicación. En nuestra estrategia de comunicación utilizaremos diversos medios. Y como elegiremos y usaremos esos medios? Teniendo en cuenta QUE queremos comunicar, A QUIEN se lo queremos comunicar y COMO lo queremos comunicar.

En el encuentro a que hago referencia en relación a la Abogacía coincidíamos en que son dos sectores diferenciados a los cuales se ha de dirigir la comunicación: uno los profesionales, los abogados; el otro el resto de la ciudadanía.

Y la mayoría parecíamos ser coincidentes en que probablemente habría que diseñar dos políticas de comunicación.

A título de ejemplo de esto que estoy tratando he comentado en la comida que a mi personalmente no me interesa la cuenta en tuiter de Carlos Carnicer que podeis ver aqui, porque tiene un perfil muy institucional. Que personalmente a mi no me interese no quiere decir que esa sea una estrategia equivocada. Lo sería si la estrategia fuera conectar conmigo. Si el objetivo es otro y se está consiguiendo entonces no lo es.

El colectivo de profesionales y el de ciudadanos son dos colectivos muy diferentes, por lo que necesariamente la estrategia de acercamiento y comunicación a los mismos ha de ser diferente. Ello se puede observar por ejemplo si analizamos quienes son los seguidores de la cuenta de Carlos Carnicer como Presidente y de la propia Abogacia que tiene más de 19000 seguidores en tuiter. Mayoritariamente profesionales. Ello indica que pueden ser herramientas adecuadas para conseguir los objetivos de la citada comunicación, que además, me consta están definidos, como se deriva del extracto del estudio que nos han facilitado.

Queda por tanto el otro colectivo, la gran pregunta. ¿Como sintonizamos con la ciudadanía? Probablemente este haya sido el tema central de conversación y sobre el que ha pivotado la mayoría de nuestras intervenciones, existiendo también discrepancias, desde quien defiende que se está llegando en la comunicación a este sector a quienes pensamos que no se han conseguido transmitir muchas de esas ideas. Todos coincidíamos sin embargo en la importancia de dirigir acciones de comunicación que nos sirvan para sintonizar con el conjunto de la ciudadanía española lo cual supondría reforzar el valor y consideración como profesionales. También sobre el papel que en esta labor tendríamos los abogados que tenemos presencia en la red y cierta capacidad de influencia.

Aun así, como comentabamos en la comida, debemos ser conscientes de que no todo el mundo está en las redes sociales por lo que a través de ellas no llegamos al cien por cien de nuestro objetivo, lo que refuerza la necesidad de que la estrategia en Social Media sea complementada con otras acciones de comunicación. A ello dedicaré una tercera entrada en lo relacionado con la ciudadanía, que tiene que ver con muchas acciones en las que estamos embarcados, como las tasas judiciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada